Avenida Principal

Cada quien labra su propio camino. Cuando uno muere, el mejor homenaje es el que te da el pueblo, no el que te dan tus cómplices. En esta vida está visto que no nos llevamos absolutamente nada. Que lo que dejamos sólo es lo que sembramos. El mejor juicio de nuestros actos lo hará la historia, ésta nos juzgará severamente nuestros yerros y reconocerá con letras de oro nuestra contribución a los más necesitados. Con la muerte de Juan Nicolás Callejas Arroyo se cierra un capítulo muy oscuro de corrupción y de componendas entre un líder sindical y la cúpula del poder. Los que no quieran reconocerlo tal vez les ciegue el agradecimiento abyecto por la plaza o el cambio de adscripción. El discurso de Callejas Arroyo era un discurso efectivista en la década de los noventas, no supo actualizarse, aunque sí supo heredar el poder a su progenie. Por cierto, el viejo cacique se quedó acostumbrado al manotazo sobre la mesa, tal vez porque su puño era de hierro envuelto en un guante de suave terciopelo. Hoy sólo lo lloran sus corifeos, sus admiradores, los beneficiarios de sus deslices. Los maestros disidentes ven caer a un tótem que representó lo más arcaico del poder absolutista en Veracruz. Hoy termina una era de represión y control absoluto. Hoy se cerró un capítulo oscuro en el sindicalismo magisterial.

Qué bueno que existan muchas personas que quieran colaborar, que quieran aportar en favor de los damnificados, sin embargo, no sería practico que todos nos convirtiéramos en centros de acopio, ni sería prudente ni ético que cualquier persona diera su número de cuenta en el banco para que los demás depositen, con la promesa de que ese dinero será entregado a los damnificados. Es cierto que los mexicanos tienen mucha desconfianza en las instituciones, ya ni decir la desconfianza que se tiene en los partidos políticos. Pero sí existen instituciones, o asociaciones civiles que han demostrado ser confiables. Sólo hay que indagar bien para que nuestro donativo llegue por esa vía a las personas que o necesitan. Entregar donativos a cuentas personales no es recomendable, ni es correcto dar nuestro número de cuenta para que se deposite. Ya lo dice el dicho, «en arca abierta, hasta el justo peca». Ahora bien, si todavía no entrega su donativo, piense que esta contingencia tardará mucho tiempo, de modo que hay tiempo todavía para ser generoso.

Aun cuando Televisa se ha valido de ciertos distractores para desviar la atención de asuntos que tienen que ver con la presidencia; a pesar de que Televisa parece seguir como soldado del PRI, en el caso de la supuesta niña Frida Sofía todo indica que su intención no era crear una cortina de humo, antes bien hay señales de que hubo una gran confusión generada con el estrés, la histeria colectiva y el caos. Lo lamentable pudiera ser que a los directivos de la empresa sí les interesó crear toda una cobertura sobre el caso, y explotarlo hasta las lágrimas con la intención de subir sus ratings. Televisa se centró intencionalmente en la escuela Enrique Rébsamen, lo llamó el «centro emblemático» del sismo del 2017; lo hizo nido de esperanzas y conminó a los televidentes que no quitaran la mirada del televisor para ver el momento en que Frida Sofía fuera rescatada con vida. Ellos creyeron que había una Frida Sofía, hubiera sido monstruoso que inventaran eso de «ya movió una mano», «dijo su nombre», «dijo que estaba con otras cinco personas», «le están suministrando agua». Alguien, en la histeria o con afanes de protagonismo, pasaba esa información imprecisa y Televisa lo creyó y lo explotó. No se trata de exculpar a Televisa, se trata de dejar el asunto a un lado, rogar porque se rescate a la persona que se encuentra entre esos escombros, si es que está ahí, y seguir adelante solidarios.

Es verdaderamente indignante lo que está sucediendo en Morelos, el coto de poder del perredista Graco Ramírez y de su esposa Elena Cepeda de León. Se reporta que los camiones de ayuda que llegan a este estado para distribuirse a las personas, son interceptados por la policía del Mando Único y son desviados hacia las bodegas del DIF al mando de la esposa del gobernador. La explicación que dan es que desde ahí se va a dar la repartición, cuando los conductores de estos camiones señalan que su intención era distribuir los víveres directamente a las personas necesitadas. Es muy de Graco Ramírez este tipo de acciones mezquinas, pero no se esperaba eso de una mujer que tiene la presidencia honoraria de una institución de apoyo y beneficencia como el DIF. Afortunadamente, un video que se subió a redes sociales se viralizó y gracias a eso acudieron camiones y autos a recoger esos víveres antes de que se los embolsara la miserable Elena Cepeda de León. Los mismos que fueron a recoger los víveres testificaron que las bodegas del DIF están llenas de víveres que no son entregados que porque les faltan bolsas; ¡vaya con estos sinvergüenzas!

Si alguien dudaba de la militancia de Lorenzo Córdova, presidente del INE, ahora con su posicionamiento sobre la posibilidad legal de que los recursos de los partidos se destinen a damnificados del sismo puede comprobar que su corazón es tricolor. Y es que no es casualidad que, después de que el presidente del PRI, Enrique Ochoa Reza, se pronunciara a favor de donar parte de los recursos que recibe; ahora sí se puede. Se recordará que cuando el líder de Morena, Andrés Manuel López Obrador solicitó que parte de los recursos que el INE le entrega a Morena fueran destinados para los damnificados de Oaxaca y Chiapas por el sismo del 7 de septiembre, el primero en poner reparos fue precisamente Lorenzo Córdova. En esa ocasión, el presidente del INE sacó a relucir un argumento jurídico para que la propuesta de donación de AMLO y Morena no prosperara. Por eso, levanta muchas suspicacias que ahora que el Clavillazo tricolor lo propone, el INE le brinde todas las facilidades. Con estas prácticas, los partidos políticos y la sociedad pueden constatar la parcialidad de este joven e ingenuo funcionario.

Callejas Arroyo muere porque la eternidad no se compra con dinero; muere porque, aunque hubiera querido, no pudo traicionar a Dios; muere porque ni haciendo pacto con el diablo se puede aumentar un minuto de vida. No se trata de hablar mal de alguien que ya falleció, pero tampoco participaremos de la hipocresía de muchos que dirán que fue un gran hombre, un gran líder, un gran político. Callejas sólo vio para él y para los suyos. Para sus esposas, hijos y amantes; para su gatos y guardianes; para sus alfiles y torres en la Sección 32 y las migajas para los maestros. Se engañan aquellos que piensan que Callejas Arroyo fue un baluarte para el magisterio. Los maestros y la educación en Veracruz están como están gracias a él. Callejas Arroyo se fue sin poder ver un atisbo de grandeza en su hijo, pusilánime líder al que todo se le dio en charola de plata; líder de madera al que nada le costó llegar a donde está. Muere Callejas sin haber cumplido su último capricho, ver a su preferida Paty Peña como lideresa de la Sección 32 del SNTE. Muere y su imperio se desmoronará como si de un castillo de arena se tratara. Ya los buitres están tras el despojo y él ya no podrá hacer nada por impedirlo.

Apenas el sábado pasado un amigo me comentaba que recientemente el maestro Juan Nicolás Callejas, en un departamento lujoso que tenía en Veracruz, donde se goza de vigilancia las 24 horas, estuvo con su personal más allegado sacando varias cajas de huevo llenas de dinero y documentos de las muchas propiedades que poseía. No me pareció una historia falsa, la persona que me lo decía está muy bien informada. Callejas Arroyo dejó bien hecha la repartición, tantas cajas de huevo llenas de dinero para uno, tantas casas y ranchos para otro, tantas joyas y regalos que durante años le estuvieron dando en su cumpleaños que serán para sus hijos y nietos. Todo repartió Callejas Arroyo consciente de que, para donde va, nada de eso le será de utilidad; no le fueron de utilidad ahora, ni para sumar un cabo de vida más a su existencia. Poco de lo que obtuvo era bien habido. Un maestro decente, un líder desprendido no pudiera acumular tanta riqueza. Para obtener todas esas riquezas tuvo que jugar sucio, traicionar y hacerse cómplice de saqueadores. Callejas acumuló dinero y propiedades como para vivir 100 vidas, pero oh sorpresa, sólo tenía una.

Todo, absolutamente todo le celebraban a Juan Nicolás Callejas Arroyo cuando se encontraba encumbrado en la Sección 32 del SNTE sus miembros más cercanos del llamado Equipo Político. Para el oriundo de El Pato, la familia era primero. A todos les dio plaza, con méritos o sin méritos; sus hijos conocieron el poder gracias a las prebendas que obtenía del gobierno estatal, desde luego que en su descendencia no se queda en la calle, Callejas Arroyo supo asar la carne, las cajas de huevo que tenía guardadas que no tenían precisamente producto de gallina. Fue cinco veces diputado tanto federal como local; también fue el encargado de manejar el destino y las cuentas de la Junta de Coordinación Política con Fidel Herrera y con el malogrado Javier Duarte. Juan Nicolás Callejas Arroyo fue amado por pocos y odiado por muchos. Hoy se cierra un ciclo en el magisterio de Veracruz, se marcha el máximo representante del sindicalismo charril, y tenga por seguro que surgirá la rebatinga por el poder de la Sección 32 del SNTE. La famosa unidad de la que siempre se ufanó Callejas Arroyo no era otra cosa más que el manejo discrecional de plazas para los familiares de los líderes del Equipo Político y los cambios de adscripción, en los mejores lugares, sólo eran para los fieles seguidores del callejismo. Callejas Arroyo, un fajador como él mismo se decía, pudo vencer la ley de los hombres, sólo que con la ley natural no pudo. Hoy muere un hombre que tuvo el puño duro y que, por eso, pudo controlar a más de 100 mil maestros, ¿habrá alguien que pueda llenar sus zapatos?

A las 19:10 pm. de este jueves 21 de septiembre falleció Juan Nicolás Callejas Arroyo, líder vitalicio del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) Sección 32 de Veracruz. Se sabía que el líder padecía cáncer y que había estado hospitalizado en las últimas semanas. Callejas Arroyo, en sus últimos días como servidor público estuvo al frente de los diputados del PRI en la pasada legislatura; se coludió con el gobierno de Javier Duarte para sacar adelante iniciativas que fueran piedras en el camino para el gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares. Se sabe que el diputado Callejas Arroyo decidió apoyar a Duarte hasta el final de su mandato en Veracruz aun cuando Yunes Linares estaba dispuesto a dialogar con él. Nicolás Callejas también apoyó en su momento a la maestra Elba Esther Gordillo, hasta que el Gobierno Federal asestó un duro golpe a la lideresa, por lo que Callejas se vio obligado a hacerse a un lado. Callejas Arroyo dejó a su hijo como líder de la bancada priista en la actual legislatura, pero no pudo dejar a su “preferida”, Paty Peña, como secretaria general de la Sección 32, ni como diputada plurinominal por el Partido Verde. Callejas Arroyo nació el 9 de julio de 1944 y muere a la edad de 73 años. La historia en Veracruz se ocupará de jugarlo.

Existen crónicas de que, durante el terremoto del 85, en el derrumbe de una casa en el número 148 de la calle Venustiano Carranza, se encontraba entre los escombros un niño al que llamaron Monchito. Las crónicas de esa época dicen que durante días intentaron rescatarlo «los rescatistas le dijeron ‘si eres un adulto golpea una vez, si eres un niño golpea 2 veces’, el supuesto niño golpeó 2 veces y los rescatistas no dudaron en seguir buscándolo» El periódico español El País reportaba que «un zahorí, una santera llegada de Michoacán, una cantante probablemente en busca de publicidad, bomberos argelinos y especialistas llegados de Miami, el embajador de Estados Unidos y señora, dos hijos del presidente de la República mexicana, un presunto hijo de Jorge Negrete que resultó ser un portador de mentiras, un ingeniero brasileño inventor de una sierra especial, un diseñador argentino convertido en rescatista, el jefe de prensa y un fotógrafo de Julio Iglesias, el tenor Plácido Domingo. Todo un sinfín de personajes se dio cita en los últimos días en torno al 148 de la calle de Venustiano Carranza» Al final no hubo tal niño, al que los vecinos terminaron por llamar “El niño fantasma del 85”. Los especialistas dijeron que todo se trató de una histeria colectiva, del deseo de las personas por rescatar la vida de alguien. Todo esto lo recordamos a propósito del caso de la niña Frida Sofía, supuestamente atrapada en los escombros del colegio Enrique Rébsamen.

Ver todas »

Visualización interactiva

Visualización interactiva

Timeline

Timeline
Armando Ortiz

Viernes Contemporáneo

Claudia Guerrero Martínez

Entre lo utópico y lo verdadero

Virginia Durán Campollo

Mole de gente

Columnas

Mussio Cárdenas

Informe rojo

Édgar Hernández

Línea caliente

Maryjose Gamboa

Al Aire...

Arturo Reyes Isidoro

Prosa aprisa

Filiberto Vargas Rodríguez

Punto de vista

José Ortiz Medina

En corto... sin cortes

Salvador Muñoz

Los políticos

Rafael Pérez Cárdenas

De razones y pasiones

Aurelio Contreras Moreno

Rúbrica

Quirino Moreno Quiza

Repechaje

Luis Ortiz Ramírez

Inquietud magisterial

Luis Ramírez Baqueiro

Astrolabio político

Jorge Díaz Bartolomé

Xalapa Antiguo

Francisco Berlín Valenzuela

Opinión

Antonio Trujillo y Perdomo

Verba brava

Emilio Cárdenas Escobosa

De interés público

Brenda Caballero

Números rojos

Sergio González Levet

Sin tacto

Marco Antonio Aguirre Rodríguez

Místicos y terrenales

Gustavo Cadena Mathey

Al estilo Mathey

Elena Córdova

Luna nueva

Jorge Flores Martínez

Política para no iniciados

Jorge Manrique

Del otro lado del Cristal

Zaira Rosas

Mediaciones

Jesús J. Castañeda Nevárez

Opinión

Cecilia Muñoz Mora

Polisemia

Jorge Viveros Pasquel

Cómo escribir sin andar escribiendo‏

Sabino Cruz V.

Refranero político

Tomás Domínguez Sánchez

Hablando Derecho

Yuri Alejandra Cárdenas Moreno

Abracadabra

Sergio Alejandro Villa

De grillos y grillas

Francisco Licona

Figuras y figurones

Hilario Barcelata Chávez

Economía y sociedad

Aarón Chimal Pérez

Mensajes de poder

Aníbal Fíly Hernández

Reportaje especial

Ernesto Aguilar Yarmuch

Punto de vista

Luis Arturo Gayoso

Opinión

Carlos Hoeflich

Opinión

Gabriel Arellano López

Escenario

Patriarca

Armando Ortiz / Apenas el sábado pasado un amigo me comentaba que recientemente el maestro Juan

Vialidad Xalapa

Información en tiempo real de Vialidad en Xalapa.
Si usted quiere contribuir escriba un Twit con Hashtag #VialidadXalapa