Avenida Principal

La vez pasada, los padres de Enrique Capitaine, preso en el penal de La Toma, dijeron que habían conseguido un amparo federal con el que su hijo iba a salir en libertad. Pero el amparo sólo obligaba al juez a que valorara una vez más ciertas pruebas que se habían omitido y que creaban discrepancia con lo que las testigos habían declarado. Finalmente se tomaron en cuenta esas pruebas y se volvió a ratificar el auto de formal prisión. Ahora salen los padres de Capitaine a decir que hay una multa en contra del juez que no cumplió con el amparo federal, pero el juez sí cumplió con ese amparo de revisión. No existe tal multa, no existe tal amparo de libertad, sólo la insistencia y el dinero de los padres de Capitaine, que esos sí maicean a unos cuantos medios nostálgicos del duartismo, para hacer creer que su vástago va a salir libre muy pronto. Así lo hubieran cuidado cuando andaba de malandro el chamaco, pero ahora lamentan lo que ellos mismos provocaron. Qué tal si en lugar de premiarlo con un viaje a Las Vegas después de descubierta su gracia lo hubieran metido en un convento; el chamaco hasta obispo podría ser.

Ahora bien, la cosa no está como para que la Comisión Estatal de Derechos Humanos o la inexistente CEAPP se rasguen las vestiduras y exijan a López Obrador que se disculpe. El tabasqueño no lo va a hacer, es más ni los va a tomar en cuenta. Tanto Derechos Humanos como la Comisión de Periodistas deberían estar ocupadas en sus verdaderas labores. Más madrazos, amenazas, infamias y agresiones recibimos del gobierno pasado y de los mismos “periodistas”, y ni Derechos Humanos ni la Comisión han metido la mano por nosotros. Antes bien, siempre fueron instancias omisas. Tampoco es como para que los periodistas que se sientan aludidos se pongan a llorar por el agravio, porque aparte, según se sabe, Yunes Linares no está maiceando a nadie, y si lo hace, debe ser a muy pocos; ya lo decía don Alfonso Salces, director del periódico Notiver, «los Yunes no le dan agua ni al gallo de la pasión».

El problema de Andrés Manuel López Obrador es que nadie se atreve a decirle que se ha equivocado. ¿Acaso ve usted al desequilibrado Cuitláhuac García diciéndole a AMLO que Manuel Huerta está dejando entrar ratas y cucarachas a la casa de Morena? No, Cuitláhuac está pendiente de los gestos de AMLO, de su movimientos y conducta para imitarlo lo mejor posible; al final, el diputado federal termina siendo una calca oscura de López obrador. Nadie puede decir a López Obrador que se equivoca, nadie se atreve, igual pocos creen que se equivoque. Pero ya se ha equivocado. Dos veces fue candidato presidencial, dos veces tuvo a cretinos como contendientes, dos veces él tenía el mejor proyecto de nación y dos veces, por sus errores, lo hicieron perder. Nadie le dice a López Obrador que se equivoca, porque es humano y los humanos se equivocan.

Andrés Manuel López Obrador pudo ser presidente de la República en 2006. Lo tenía todo para serlo. También tenía en contra mucho para no serlo. Vicente Fox consiguió que el Consejo Coordinador Empresarial articulara una guerra sucia deleznable en contra del tabasqueño, poniendo en la televisión pública videos en donde se le comparaba con los peores dictadores del mundo. El IFE de entonces, presidido por Luis Carlos Ugalde, fiel a Elba Esther Gordillo, no hizo nada para detener la guerra sucia. La única respuesta que tuvo el equipo de campaña de López Obrador fue poner a la abuelita de la literatura mexicana, Elena Poniatowska, a decir que no fueran feos y que respetaran la contienda electoral. López Obrador tampoco hizo nada, antes bien, la campaña lo volvió arrogante. Televisa en esa campaña mandó a Paola Rojas a cubrir un día con cada candidato presidencial. Todos la recibieron muy bien, pues sabían que el seguimiento de ese día estaría en horario estelar en la televisión. López Obrador rechazó el seguimiento de la reportera, ésta lo tuvo que seguir desde fuera. Arrogante Andrés Manuel rechazó cualquier acercamiento con los medios; en Xalapa hace 11 años sólo quiso que lo entrevistaran los medios nacionales, a los locales les mostró su desdén. López Obrador debió ganar por un margen de siete puntos porcentuales, pero la contienda se cerró poco a poco y aunque al parecer de muchos, él ganó la elección de 2006, el margen era tan escaso que lograron revertirlo. Si López Obrador sigue como va, otra vez lo harán perder.

Por un lado, don Alfonso Romo habla muy bien de López Obrador en la revista Forbes, señalándolo como un sujeto congruente que quiere el bien para México. «Andrés Manuel me cayó muy bien, por cierto, es un hombre muy sencillo, sensible, inteligente, muy culto» dijo el multimillonario empresario que elabora junto con otros personajes de la política, la cultura y la empresa en México, el proyecto de nación que habrá de presentar López Obrador en las elecciones presidenciales de 2018. Pero por otro lado viene López Obrador a acusar a Yunes Linares de querer imponer a su hijo como alcalde de Veracruz. López Obrador, queriendo dictar la plana a los periodistas de Veracruz, exhortó a los informadores a que cuestionaran sobre ese tema a Yunes Linares. Sin embargo, cuando los periodistas quisieron abordar el tema de los personajes oscuros y deleznables que buscan que Morena sea su plataforma para conseguir alguna alcaldía, ahí el líder y fundador de Morena les dijo que ese tema no le interesaba, que más le interesaba hablar de la dinastía Yunes en Veracruz. Como los periodistas insistían sobre los aspirantes de Morena entonces Andrés Manuel les dijo que insistían porque estaban bien “maiceados”, porque Yunes Linares le daba «maíz con gorgojo» a los periodistas. Esto bastó para que Yunes Linares se le fuera encima a López Obrador llamándole loco; pero AMLO no está loco, si acaso, como sucede a muchos de sus seguidores, tiene sus ratos de estupidez.

Ahora resulta que está mal poner al descubierto la corrupción y los excesos de la pareja que vivió por seis años en la Casa Veracruz; ahora resulta que se invade su intimidad al darnos a leer los mantras que son prueba de su desaforada ambición, de su falta de escrúpulos; ahora resulta que hasta deberíamos pedirle perdón a Karime y por qué no, al mismo Javier Duarte, de quien en momentos de catarsis nos hemos reído al darnos cuenta de su esperpéntica personalidad. Sólo los que vivieron el sexenio de Duarte, los que siguieron su corrupción, los que padecieron las consecuencias de esas conductas psicópatas, como los enfermos en los hospitales o las comunidades donde nunca llegaron los recursos para saciarles el hambre, porque la señora los tomó para darse la vida de lujos, sólo ellos podrían tener el albedrio para perdonar a esa mujer. Pero es muy fácil, desde la comodidad de un escritorio, mirar lo que sucedió en Veracruz y juzgar, como lo hace el señor Salvador Camarena, a todos los que hicimos catarsis lúdica al enterarnos de las excentricidades esotéricas de la señora Karime.

Tuvieron que pasar más de 10 años para que las autoridades aceptaran que se equivocaron. Con un «usted disculpe», quisieron que ahí quedara todo. Se recordará que la en 2006, Teresa González Cornelio, Jacinta Francisco Marcial y Alberta Alcántara Juan fueron encarceladas por supuestamente haber sometido y secuestrado a seis agentes de la extinta Agencia Federal de Investigación (AFI). El caso de estas valientes mujeres indígenas se remonta a marzo de 2006, cuando agentes de la AFI decomisaron las mercancías de comerciantes de un tianguis de Santiago Mexquititlán, Querétaro, alegando que se trataba de “piratería”. El injustificado despojo de su material de trabajo provocó protestas contra los abusos de las autoridades, las cuales derivaron en la aprehensión de las tres mujeres que, con engaños, fueron imputadas. En diciembre de 2008, Jacinta fue la primera en recibir sentencia: 21 años de prisión y dos mil días de multa. Al mes, Teresa y Alberta corrieron la misma suerte por “andar levantando” agentes. Sólo que a Alberta se le añadieron 10 meses más de condena por la venta de cocaína. Hoy, obligados por la Suprema Corte de Justicia que exigió a la PGR la liberación de estas inocentes mujeres, tuvieron que pedir, en un acto protocolario, disculpas a estas humildes mujeres. Así que en el momento preciso, la hija de Jacinta lo dijo todo: «Señor procurador: espero que no sea la última ni la primera que reciba una disculpa pública porque hay muchas víctimas más que la esperan. Hoy nos chingamos al Estado». Por cierto, estas mujeres tendrán que recibir una fuerte suma de dinero por reparación del daño.

Después de que Enrique Ochoa, dirigente nacional del Partido Revolucionario Institucional, dijera que la corrupción de Javier Duarte no habría de manchar a su partido, ahora la señora Lorena Martínez delegada del PRI en Veracruz pide perdón a los veracruzanos por no haber detenido el saqueo de Javier Duarte: «Lo primero que le quisiera decir al pueblo de Veracruz y lo hago a nombre de la dirigencia, es ofrecerles una disculpa, creo que es válido y oportuno pedir perdón, porque el PRI se equivocó al no evitar que estas circunstancias se dieran, debimos haber operado, haber frenado a tiempo todos estos errores, tropiezos y abusos, en su momento haber demandado justicia». Pero el PRI no sólo ni hizo nada por detener a Javier Duarte, sino que muchos miembros del tricolor se hicieron cómplices y participaron del saqueo. Eso incluye a exfuncionarios duartistas y a presidentes municipales que excusándose en la corrupción que imperaba en Palacio de Gobierno, repitieron esa corrupción en sus palacios municipales. Lorena Martínez pide perdón porque sabe que se vienen las elecciones para alcalde, pero los veracruzanos le tendrán que pasar factura, porque lo que dejaron que sucediera en Veracruz no tiene perdón.

El PRI tiene prendidos los focos rojos en el Estado de México, lugar emblemático para el Tricolor, ya que es tierra del presidente Peña Nieto. En Veracruz da por hecho que se perderán la mayoría de los ayuntamientos. En PRI va en caída libre y no hay forma de pararlo. Por tal razón, no extraña que Enrique Ochoa, dirigente nacional del PRI, exija al Gobierno Federal ejecutar las órdenes de aprehensión en contra del exgobernador de Veracruz Javier Duarte y sus cómplices. Llamó mucho la atención su referencia al uso de las presuntas quimioterapias falsas aplicadas a menores enfermos de cáncer. Desde la tribuna, el dirigente declaró: «Como padre de familia, no lo puedo aceptar, no podría permitir que una hija fuera afectada por la sinvergüenzada de un corrupto. Y por esa razón, nunca permitiré que esa corrupción manche a nuestro partido». En su desesperación para reposicionar a su partido, el líder Tricolor clamó a voz de cuello: «Exijo a las autoridades federales correspondientes que cumplan las órdenes de aprehensión en contra de Javier Duarte y los funcionarios relacionados con actos de esa naturaleza que no tiene nombre, que se cumpla puntualmente el Estado de Derecho en nuestro país».

En todas partes se cuecen habas, y en Morena no es la excepción; la licencia concedida a Eva Cadena Sandoval para contender por la candidatura de Regeneración Nacional a la presidencia municipal de Las Choapas es considerado como un duro golpe a la credibilidad del partido que dirige Andrés Manuel López Obrador; es seguro que las influencias de Eva Cadena con Roció Nahle le permita ser la candidata absoluta para contender por este municipio. Aunque Cadena Sandoval no la tendrá fácil. Se recordará que el magisterio disidente no ve con buenos ojos a la diputada con licencia, ya que los maestros apoyan a la profesora Marisol Casao Morales, quien por cierto ya se registró ante el Comité Directivo Estatal de su partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), para buscar la candidatura a la alcaldía de Las Choapas. Es muy seguro que los maestros, quienes por cierto hacen un grupo importante en la estructura de Morena, al ver la imposición de Cadena Sandoval le jugarían las contras al partido del Peje. Y es que la licencia de Cadena Sandoval ha caído como un balde de agua fría a los seguidores de la profesora Marisol Casao Morales. El único beneficiado con esta imposición sería el candidato perredista Carlos Ambrosio Aguilar, ya que los votos en contra de Cadena lo podrían acercar a la alcaldía.

Ver todas »
Claudia Guerrero Martínez

Entre lo utópico y lo verdadero

Virginia Durán Campollo

Mole de gente

Armando Ortiz

Viernes Contemporáneo

Columnas

Mussio Cárdenas

Informe rojo

Édgar Hernández

Línea caliente

Maryjose Gamboa

Al Aire...

Hilario Barcelata Chávez

Economía y sociedad

Luis Ramírez Baqueiro

Astrolabio político

Francisco Berlín Valenzuela

Opinión

Zaira Rosas

Mediaciones

Arturo Reyes Isidoro

Prosa aprisa

Antonio Trujillo y Perdomo

Verba brava

Luis Ortiz Ramírez

Inquietud magisterial

Rafael Pérez Cárdenas

De razones y pasiones

Elena Córdova

Luna nueva

Sergio Alejandro Villa

De grillos y grillas

Yuri Alejandra Cárdenas Moreno

Abracadabra

Marco Antonio Aguirre Rodríguez

Místicos y terrenales

Jorge Manrique

Del otro lado del Cristal

Gustavo Cadena Mathey

Al estilo Mathey

Filiberto Vargas Rodríguez

Punto de vista

Francisco Licona

Figuras y figurones

Aurelio Contreras Moreno

Rúbrica

Jorge Viveros Pasquel

Cómo escribir sin andar escribiendo‏

Quirino Moreno Quiza

Repechaje

Carlos Hoeflich

Opinión

Salvador Muñoz

Los políticos

Brenda Caballero

Números rojos

Sergio González Levet

Sin tacto

Gabriel Arellano López

Escenario

Cecilia Muñoz Mora

Polisemia

Jorge Flores Martínez

Política para no iniciados

Jesús J. Castañeda Nevárez

Opinión

Aarón Chimal Pérez

Mensajes de poder

Tomás Domínguez Sánchez

Hablando Derecho

Sabino Cruz V.

Refranero político

Ernesto Aguilar Yarmuch

Punto de vista

Luis Arturo Gayoso

Opinión

Vialidad Xalapa

Información en tiempo real de Vialidad en Xalapa.
Si usted quiere contribuir escriba un Twit con Hashtag #VialidadXalapa