Avenida Principal

Todos los mexicanos saben que el presidente López Obrador, no tolera ni soporta la presencia del periodista Carlos Loret de Mola, sobre todo, después de los reportajes del “Clan”, donde exhibe las corruptelas y contubernio de sus hijos con Amílcar Olán, un personaje cínico que se ufana públicamente de como se ha hinchado de billetes en el gobierno de la 4T. Aún están frescas las imágenes cuando el presidente López Obrador exhibió a todo el país, en una de sus conferencias mañaneras, las cantidades que gana el periodista, violando la secrecía que merecen todos los ciudadanos. Por eso ahora, que ejecutivo federal, como Poncio Pilato, intenta lavarse las manos por la investigación en contra del titular de Latinus, nadie le cree que no tenga vela en el entierro. O acaso piensa que los mexicanos se chupan el dedo, es un hecho que, en el congreso federal, senado, en Morena y en su gabinete y sobre todo en sus dependencias, no se mueve un papel sin el visto bueno del presidente, un hombre que tira la piedra y esconde la mano.

Gerardo Fernández Noroña no entiende que él es sólo un diputado más de la “perrada”, de esos que ladran mucho y muerden poco. Sí, por ahí no faltan descerebrados que le ven virtudes políticas, que se vuelven ajenos de sus incongruencias y hasta lo exaltan. Buscó la candidatura de su alianza a la presidencia de México, tuvo buenos resultados; ya dijimos que sobran los descerebrados que ven en él a un prócer, pero hasta ahí. Por esos resultados Noroña quería formar parte del gabinete de Claudia Sheinbaum. No es la primera vez que tiene sueños guajiros. Ya una vez intentó tener la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, pero le dijeron que no. En esta ocasión la presidenta electa, Claudia Sheinbaum también le dijo que no. Dijo la señora Sheinbaum: «La gente quiere muchísimo a Gerardo y ya voy a platicar con él en su momento. Recuerden que él entró también a la encuesta por el PT. Es un compañero del movimiento de primera y no tiene por qué haber ni de nuestra militancia, ni del propio Gerardo, ni nada. Él es parte del movimiento y de manera muy importante. Siempre nuestro respeto y reconocimiento». Sí, sí, lo queremos mucho, pero el señor suelta mucho cochambre.

Al parecer, lo mismo que Claudia Sheinbaum, la gobernadora electa de Veracruz está optando por los perfiles profesionales para los cargos especializados en lo que será su gabinete estatal. El cardiólogo Valentín Herrera Alarcón, nacido en #Misantla, encabezará la Secretaría de Salud en la administración de Rocío Nahle gobernadora electa del estado de Veracruz. En un video compartido en sus redes sociales Rocío Nahle anunció que el cardiólogo Valentín Herrera Alarcón, nacido en Misantla, Veracruz, será el próximo secretario de Salud. Valentín Herrera Alarcón es «egresado de la Escuela Nacional de Estudios Profesionales “Zaragoza” de la UNAM; realizó el internado rotatorio pregrado en el Hospital Juárez de México, así como la residencia de especialización en cirugía general en el Hospital General Regional “A” Dr. Agustín O ́Horán de la SS en Mérida, Yucatán». De su extenso currículo se destacan varios simposios, congresos y cursos, además de que desde 1997 es Médico Adscrito en el Instituto Nacional de Cardiología y se ha desempeñado como Subjefe del Departamento de Cirugía de Adultos, jefe del Departamento de Cirugía de Adultos, Profesor Titular del Curso de Especialización en Cirugía Cardiotorácica de la UNAM, subdirector y director del Hospital Regional Gral. Ignacio Zaragoza del ISSSTE y director del Hospital Regional Lic. Adolfo López Mateos.

Lo hemos señalado con tiempo, sobre todo, conociendo el ego desbordado que tiene el presidente López Obrador, el presidente quiere hasta el último minuto de su gobierno, seguir siendo el centro de atención, no importa que, con ello, deje en segundo plano a la nueva presidenta electa. Resulta que el periodista, Raymundo Riva palacio, asegura que ya hay discrepancias entre el ejecutivo federal y la presidenta electa, al grado que el equipo de Sheinbaum, no ha podido entrar en contacto con los legisladores electos, ya que ese terreno es exclusivamente para los cabilderos del presidente. En otras palabras, la presidenta electa está durmiendo con el enemigo, ya que se sabe que el ejecutivo federal filtró a varios incondicionales, para estar bien enterado de los pasos que da Claudia Sheinbaum. Ni hablar, los nuevos diputados saben que, quien sirve a dos amos, tarde o temprano, le quedaran mal a uno.

Ken Salazar declaró que los inspectores de Agricultura de Estados Unidos que verifican la sanidad de la producción de aguacate en Michoacán fueron privados de su libertad. El presidente López Obrador lo contradice, pues asegura que todo se trató de un “incidente”, que un inspector de los Estados Unidos se enfrentó a una protesta de policías que no lo dejaban pasar. Para López Obrador es cosa de nada, pero el gobierno de los Estados Unidos tiene otros datos. Fue por ello, porque el presidente de México cree que la inseguridad es cosa de nada, le pidió «al gobierno de Estados Unidos, primero que no actuaran de manera unilateral. Llevamos muy buenas relaciones, estamos trabajando de manera conjunta y no es ese el modito. ¿Para qué tanta prepotencia? ¿Para qué tanto hacerse sentir si podíamos hablar y evitar el que detuvieran la exportación?» El presidente, lo mismo que el gobernador de Michoacán, Alfredo Ramírez Bedolla, dijo que el asunto del bloqueo se solucionará hoy mismo: «Yo creo que el día de hoy va a quedar resuelto, ya se están normalizando la exportación del aguacate y de mango. Y hoy que va estar el embajador de Estados Unidos y el gobernador de Michoacán, creo que va a quedar resuelto». A ver si no le pasa lo mismo a que a Ramírez Bedolla, quien dijo que el asunto quedaría solucionado en dos días, y ya más de una semana y el boqueo sigue.

Ver todas »

A mi padre, con franqueza y cariño

Padre

Armando Ortiz / Soy muy consciente de las pocas menciones que hago de mi padre, figura ausente en mis cuentos, mis comentarios o mis anécdotas. No recuerdo un gesto cariñoso de él, claro de debió haberlo, claro que debió procurarme algún cariño, caramba era yo uno de sus cinco hijos. Pero no lo recuerdo en mi escuela, en mis graduaciones; no lo recuerdo en mis momentos tristes ni en mis momentos de dicha. Lo que si recuerdo es su carácter recio y autoritario; recuerdo su figura de castigador, su cinturón y una reata con la que nos daba unas buenas tundas siempre muy merecidas, eso sí lo recuerdo...

Columnas

Informe rojo

Línea caliente

Vía empresarial

La ciencia en la política

Por si acaso

Opinión

Prosa aprisa

Desde el café

Rúbrica

Los políticos

Entre dos tierras

Opinión

Repechaje

Punto de vista

Inquietud magisterial

Otro sí digo

Manantial entre Arenas

Cómo escribir sin andar escribiendo‏

De interés público

Tal cual

Números rojos

La razón entre líneas

Sin tacto

Al Aire...

Mediaciones

Política para no iniciados

Es mi pienso

Xalapa Antiguo

Fin de siglo

Paseos por el abismo

Mole de gente

Análisis

Tribunal

Enlaces patrocinados