Ni derechairo ni chairo, simplemente ciudadano

Chairo
Ni derechairo ni chairo, simplemente ciudadano FOTO: WEB

Cuando se pone en la mesa las preferencias políticas y se dejan de lado la racionalidad, prevalece un ambiente de ganadillas, se entra en un pulseo donde sólo se trata de imponer el parecer o la verdad absoluta sobre el otro. Se entra en una fase de dogmatismo ridículo. Lo peor de ello es que la persona no admite que se discutan sus afirmaciones, opiniones o ideas. Nadie en su sano juicio puede negar que casi 90 años de gobernación priista hicieron un daño garrafal al país. Ni tampoco nadie puede decir que los 12 años de gobernación panista hayan sido los mejores.

Por esas razones, algunos individuos se visten con una patente de Corzo y piensan que tiene el derecho de adjudicarse la verdad absoluta. Cuando el Ayatolá Jomeiní, considerado por muchos como el fundador de la República Islámica de Irán, derrocó al Sha Mohammad Reza Pahleví, con la ayuda de los Estados Unidos, sus seguidores se sintieron con el derecho de humillar a los judíos residentes y de asesinar los seguidores del derrocado Sha Mohammad Reza Pahleví.

En México existe un grupo ortodoxo que no permite que Andrés Manuel López Obrador sea tocado ni con la más mínima crítica. Tanto empresarios, medios de comunicación, académicos y otros más han sido víctimas de feroces ataques en las redes sociales. Es cierto que algunos lo hacen por interés o por congraciarse con la cúpula morenista, no obstante, existe un grupo doctrinario que grita, ofende y amenaza si siente que alguien contradice a su máximo líder.

Por otro lado, existen un grupo de detractores que juzgan y critican todo lo que haga el presidente. Esta situación deja en medio aun grupo de ciudadanos que no comulga con ninguna de estas dos posturas. Por eso, la respuesta a la pregunta ¿derechairo o chairo?, la respuesta inteligente sería simplemente ciudadano.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.