Dos veracruzanos en Roma

Roma
Dos veracruzanos en Roma FOTO: WEB
- en Opinión

Sergio Gonzalez Levet / Don Roberto Sánchez Escalante y su gentil esposa María de Jesús Domínguez conforman un matrimonio muy querido en Veracruz y en Xalapa, donde tienen su lugar de residencia. En estos días están cumpliendo 48 felices años de casados, y para celebrar tan magnífico acontecimiento, decidieron embarcarse en un crucero con rumbo a Italia.

Zarparon a mediados de marzo, y allá andaban en el Crucero Costa Luminosa cuando los sorprendió la pandemia del coronavirus, a ellos y a varios cientos de pasajeros, porque encontraron en el barco a un enfermo del Covid-19.

La odisea que han sufrido nuestros amigos no se la deseamos ni al más furibundo chairo. Primero anduvieron a la deriva sin poder atracar en ningún lugar, hasta que el puerto de Marsella los aceptó en sus muelles. De ahí viajaron a Roma, en donde han estado confinados en un hotel, el IH Roma Z3 en la Vía Giorgio Perlasca. Junto a ellos estaban nueve mexicanos y 169 pasajeros de Argentina, Holanda, Brasil, Australia y Chile, aunque los nacionales de los dos últimos países ya fueron repatriados.

El próximo 6 de abril termina para ellos la cuarentena de 14 días obligada por el protocolo de la OMS, y para entonces la línea naviera les ha prometido que buscarán la forma de regresarlos a México.

Don Roberto Sánchez me cuenta que el lunes les hicieron una prueba rápida para detectar el Covid-19 y que en ambos casos tuvieron como resultado que no están infectados, lo que fue una magnífica noticia.

Mientras tanto, permanecen en la habitación del hotel, desde donde pueden pedir tres comidas diarias, bebidas no alcohólicas y botanas casi sin restricción (¡Xóchitl Arbezú, nuestra Secretaria de Turismo estatal, estaría feliz!), pero están totalmente imposibilitados de cruzar el vano de la puerta de su cuarto.

Llevan ocho días ahí encerrados los dos, poniendo a prueba la fuerza de su amor y su acompañamiento por casi cinco décadas. Don Roberto y doña Mari se han vuelto a contar toda su vida. Él ha repasado ya dos veces su larga lista de chistes, siempre muy bien dichos, con la que hace la delicia de sus amigos en tiempos normales. Ella le ha ido revelando toda la vida y el crecimiento de los hijos que engendraron, un conocimiento adquirido en el hogar, mientras él se iba a la lucha diaria por el sustento.

Agradecen a la embajada de México en Italia y a su titular, Carlos Eugenio García de Alba Zepeda (del mero Guadalajara, ¡viva México!), porque no se han despegado de ellos en ningún momento y siempre han estado atentos.

También ha permanecido a su lado la corresponsal de Televisa, Valentina Alazraki, quien no deja día sin pasar una nota sobre los mexicanos del Hotel IH Roma.

Todos esperamos que Roberto y Mari pronto regresen al terruño. y que lo hagan con bien.

Ya nos contarán completa su historia.

[email protected]

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.