La doble moral de Cuitláhuac García al allanar el terreno de Roció Nahle

Los abuelos decían que el miedo no andaba en burro, ese dicho popular lo usaban de una forma burlona, cuando algunos se hacían pasar por valientes, pero que al enfrentar un verdadero peligro salían despavoridos, o que en ocasiones tomaban todo tipo de precauciones, para no tener algún susto. La premura del gobernador de Veracruz por allanar el terreno para que venga la encargada de la energía en México, a ocupar la silla donde deposita sus posaderas, no es tanto por simpatía o lealtad, sino para que la zacatecana venga a tapar todas las corruptelas que saldrán a la luz.  

Y es que, tal parece que al hijo del profe Atanasio se le olvida que, en el mes de mayo del 2021, con el apoyo del Tribunal Estatal Electoral hizo todo lo que estuvo a su alcance para quitar la candidatura panista a la alcaldía de Veracruz a Miguel Ángel Yunes Márquez, bajo el argumento que había nacido en Boca del Río, un municipio conurbado, y que tenía más de un año residiendo fuera del Estado, aun cuando su credencial mantenía como domicilio, suelo jarocho.  

Esa doble moral del inefable Cuitláhuac García, solo demuestra que tiene miedo de llegar a pisar la cárcel si llega un gobernador de oposición. Tal parece que el actual gobernador no olvida la máxima que dice; los carniceros de hoy, serán las reses de mañana. 

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.