Rocío Nahle, venta clandestina de petróleo en alta mar

Nahle
Rocío Nahle FOTO: WEB
- en Opinión

Edgar Hernández* / La de Rocío Nahle no es una historia de lucha, esfuerzo y triunfo. Tampoco la de una mujer engañada por el marido que sale adelante con sus dos hijas hasta triunfar al estilo “La Rosa de Guadalupe”.

¡No, no, no..!

La brutal realidad son sus negocios turbios al amparo del poder, una cuantiosa fortuna bajo resguardo; la venta clandestina de petróleo en alta mar y un proyecto, “Dos Bocas” donde se movieron 280 mil millones de pesos que se esfumaron en menos de tres años.

De la mano, el nepotismo que se extiende a sus oficinas de la Secretaría de Energía y los gobiernos estatales de Veracruz y Zacatecas.

Hoy, al enfilarse a la gubernatura de Veracruz luego del cochupo legislativo con Cuitláhuac, la oriunda de Zacatecas, donde su hermano, padres y familia de hasta el cuarto grado, han hecho de la política el negocio de su vida, muestra su verdadero rostro.

Se corre el maquillaje de la oriunda de Zacatecas que va por la gubernatura de Veracruz en el 2024.

Ya desde su ingreso a las grandes ligas de la política apoyada por López Obrador, quedó bajo sospecha al operar desde 2016 como presunto correo financiero de gobiernos estatales y organizaciones criminales que apoyaron la causa Morena.

Fueron entregas millonarias que obligaron a López Obrador a un cuantioso pago de la factura tras el triunfo presidencial.

Fue en dicha operación financiera donde la Nahle amasó una fortuna que se reflejaría más tarde ya siendo secretaria de Energía, cuyos ingresos quiso ocultar en su declaración patrimonial.

Ya en el ejercicio mismo del poder al frente de SENER, esta mujer ganó 6 veces más que el presidente incrementando su peculio que justificó declarando que era producto de la “herencia que nos dejó mi madre a su muerte”.

AMLO, por supuesto, le haría segunda exigiendo a los periodistas que revelaron la inexplicable riqueza que “también deberían presentar su declaración patrimonial”.

Y de ahí pa´l real.

Abrazado a su familia, del 2018 al 2022, esta mujer, cuyo marido estuvo al borde del suicidio al descubrirse sus transas en Pemex, tendió una red de negocios que suma 730 millones de pesos, 430 contratos y ha registrado un crecimiento porcentual de mil 958% en los últimos años.

En paralelo, esta dama, hoy llevada de la mano a la gubernatura por el traidor Cuitláhuac García, desde el arranque al frente de SENER no tuvo el menor empacho en compartir el poder con su familia.

Ahí siguen con altísimos cargos y salarios Enrique Miguel Badillo, primo de José Luis Nahle, Patricia Mayela Badillo, Verónica y Juan Carlos Badillo y una prima más, María Tomasa de la Consolación Badillo, coordinadora del INEGI en Zacatecas con un salario de 87 mil 385 pesos.

A Veracruz, más que a la familia, llevó a sus aliados, a sus operadores que le construyeran la gubernatura a partir del 2018.

Luego que López Obrador decidiera tras la victoria de junio de ese año, que Rocío Nahle fuera la coordinadora política del atarantado Cuitláhuac García, extiende su red de poder colocando en la Secretaría de Gobierno a Eric, Cisneros, autorizando al mismo tiempo la entrega de la Delegación del Bienestar a Manuel Huerta, quien después defeccionaría.

Otras secretarías y cargos de primer nivel las asignaría a comadres y amigos.

Asimismo, palomearía la entrega de los poderes legislativo y judicial y dispondría que todo recurso financiero destinado a procesos electorales pasara por su escritorio.

Mientras, a nivel internacional -dada su investidura- le daría oportunidad de hacer negocios con otros países de corte socialista.

El 26 de octubre del año pasado el Departamento de Justicia de Washington, da a conocer una colosal operación de lavado de dinero que tocaba al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro y cómplices de México.

El escándalo le estalló a Nahle, en cuyo sector ha medrado un extraño personaje, Joaquín Leal Jiménez, presidente de la compañía “Libre a bordo”, entre cuyos antecedentes se cuenta el realizar negocios multimillonarios en dólares.

Leal, ligado a Nahle, creció sin freno en negocios ilícitos hasta quedar bajo sospecha en el reporte del Departamento del Tesoro norteamericano que ha revelado una triangulación millonaria de al menos 350 millones de dólares –siete mil 500 millones de pesos- conducida por dos operadores financieros de Maduro, uno de ellos, Alex Saab, ahora detenido en Estados Unidos.

La presión norteamericana propiciaría la congelación de las cuentas de Leal Jiménez, dedicado a la venta de petróleo crudo de manera clandestina en alta mar, trasvasado hacia buques tanques que operan en el mercado negro del carburante.

El mejor de los negocios, sin embargo, sería “Dos Bocas”, donde se movieron 14 mil millones de dólares en donde aparte del dinero el premio a la zacatecana fue regalarle Veracruz para que lo gobierne del 2024 al 2030.

Veracruz, que maneja 132 mil millones de pesos anuales, es el sueño dorado de la zacatecana que ya se siente con la gubernatura en la bolsa. Bueno, eso es lo que al menos creé sin darse cuenta que 8 millones de veracruzanos están que hierven de coraje por la burleta legislativa en donde se esconde el enzarapado traidor de Cuitláhuac.

Tiempo al tiempo.

 

*Premio Nacional de Periodismo

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.