¡Hasta nunca, incapaz!

Hipólito
Pedro Hipólito Rodríguez Herrero FOTO: WEB
- en Opinión

Irineo Domínguez Méndez / Por aquello de las recochinas dudas, una vez más recurrí al diccionario de la real academia española para ratificar el conocimiento de la palabra “imbécil”. Uno de sus significados es el siguiente: “Retraso mental moderado” que sufre una persona; en el caso que nos ocupa pudiera ser “agudo”, como dicho de una enfermedad. La definición antes señalada se ajusta a la descripción que pudiera darse al exalcalde; quien no merece más que el repudio ciudadano de la capital del Estado. Este sujeto se ha ido para siempre de la administración municipal, no volverá a pisar como funcionario el palacio de gobierno donde ahora despacha Ricardo Ahued Bardahuil, hombre experimentado, leal, honesto y cumplidor de su palabra.

Volviendo al susodicho, se redescubren los complejos que padeció y que causó gastos pagados por los xalapeños. Sí, pagados. El señor Ahued Bardahuil puso al descubierto e hizo del conocimiento de un “pasillo secreto” por donde transitaba este pillo para no ser visto por quienes deseaban plantearle problemas que sufrían; así escondía su incapacidad. El Presidente Municipal informa parte de los gastos superfluos efectuados por el multicitado sujeto y sufragados con nuestros impuestos.

El desvergonzado exalcalde utilizaba, además, cuatro automóviles asignados a la presidencia, mismos que ahora son parte del parque vehicular de la policía municipal, donde efectivamente hacen falta. Seguramente, se continuará informando de más acciones negativas realizadas por este “sandio” y negro personaje.

La gran mayoría de la ciudadanía xalapeña estamos ansiosos por conocer la existencia de malos manejos de recursos públicos en que pudo incurrir este bodrio. En su caso, queremos verlo procesado y pagando sus culpas. Es demasiado el agravio sufrido por los xalapeños y causados por él; agravio que durará por siempre.

La máxima escuela del estado de Veracruz: la Universidad Veracruzana, debiera rechazar su reincorporación; de lo contario, seguiremos manteniendo sus tonterías. Este tipejo bien haría en irse a “la chingada”, sea de caporal o de velador.

En la toma de protesta del señor Ahued Bardahuil se vio la presencia de personajes que lo atacaron pública y políticamente. No tuvieron empacho en presumir su cinismo e hipocresía; actuaron a la altura moral del mismo bodrio aquí referido. Bien haría el probable aspirante a la gubernatura: Manuel Ladrón de Guevara, en sacudírselos, pues, denigran la imagen que con su trabajo va ganando a pulso como delegado nacional. Él no puede olvidar el dicho: “dime con quien te juntas y te diré como eres”.

Manuel tiene a su lado nuevos cuadros políticos y administrativos que le están apoyando en la empresa que se le encomendó. Renovar su equipo político y de trabajo le dará excelentes dividendos; no hacerlo es revivir recuerdos casi enterrados. Claro, depende si su juego político es de suma o resta.

Felicitaciones al ciudadano Alcalde por el inicio de su cargo, el cual demuestra, ya, como se actúa siendo presidente de la capital del Estado: trabajando y de cara a los gobernados. En hora buena. ¡Pagaré con gusto mis impuestos!

Otro sí digo. – El proceso electoral pasado puso en la palestra a nuevos actores políticos; uno de ellos es Tony Lagunes Toral; quien: “No está muerto, andaba de parranda”. Las vacaciones terminaron, es tiempo de resurgir.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.