Córdoba: entre delincuencia organizada y autorizada

Córdoba
Violencia política en Córdoba FOTO: WEB
*Matan a dos cercanos al alcalde electo y a periodista
*Temen cordobeses distinguidos que sigan asesinatos

Carlos Jesús Rodríguez Rodríguez / TRES Y cuatro días después de la visita del Presidente Andrés Manuel López Obrador a la llamada Ciudad de los 30 Caballeros -donde presidió la ceremonia por los 200 años de la firma de los Tratados de Córdoba, documento con el que se acuerda la Independencia de México y la retirada de las tropas españolas de la capital del País firmado en Córdoba, el 24 de Agosto de 1821 por Agustín de Iturbide y Juan O’Donojú, el último Virrey de la Nueva España tras la batalla de Azcapotzalco-, en Fortín de las Flores, primero, y posteriormente en Córdoba fueron asesinados dos políticos ligados al Movimiento de Regeneración Nacional y al alcalde electo de Córdoba, Juan Martínez Flores, como si alguien quisiera enviar un mensaje de que en esa región otros tienen el mando, y no precisamente Cuitláhuac García Jiménez y, mucho menos el Secretario de Gobierno, Eric Patrocinio Cisneros Burgos -que, junto con Juan Javier Gómez Casarín maniobraron en la zona para imponer candidatos, algunos non gratos-, y que a punto estuvo de perder la vida al desplomarse el pasado miércoles 25 el helicóptero de la Secretaría de Marina MI-17, Matrícula ANX-2218, adquirido con recursos del Fondo Nacional de Desastres Naturales en el año 2005, poniendo en grave riesgo la vida de al menos 20 personas, entre otras la de Patrocinio, un acontecimiento, también, sospechoso que el Presidente López Obrador se apresuró a aclarar aduciendo que la libélula no fue víctima de algún atentado sino de una falla, en todo caso producto de la falta de mantenimiento ya que no hay recursos para ello.

PUES BIEN, dos días después de la caída del helicóptero entre los límites de Hidalgo y Veracruz que no pasó del susto, y que acaso dejó como saldo, además de pérdidas materiales millonarias, nuevos diabéticos, en Fortín de las Flores ocurrió un hecho que, todo parece indicar, reactivó los ajustes de cuentas en contra de políticos que tuvieron participación activa en los pasados comicios, como la ejecución del abogado y dirigente municipal del Partido del Trabajo (PT) Grodetz Ríos Andrade en la colonia Santa Leticia, cuando viajaba en su camioneta en compañía de una mujer cuyo identidad se desconoce. Días antes, el jueves 19 de Agosto, el periodista y locutor de Ori Stereo 99.3 FM, Jacinto Romero Flores fue asesinado con arma de fuego en el municipio de Ixtaczoquitlán, colindante con Orizaba, siendo el comunicador número 26 en Veracruz desde 2011. Al comunicador, al igual que en el caso de los políticos, un comando armado le disparó en reiteradas ocasiones mientras circulaba sobre el bulevar Reforma, en la unidad habitacional Potrerito. Registros periodísticos documentaron que el primero de Marzo pasado, Jacinto fue amenazado a través del WhatsApp del número 715 714 4844. Las advertencias se atribuyen a una nota informativa del periodista en la que dio a conocer los presuntos abusos de autoridad de policías municipales en una fiesta de 15 años en el municipio de Texhuacan, pero han pasado 10 días de los hechos y las autoridades Estatales han encasillado el caso, lo que alienta la impunidad y la consecución de otros asesinatos. Y es que se afirma que al alcalde de aquel lugar lo protege, también, el poderoso diputado local, Juan Javier Gomez Cazarín, el mismo que impuso como candidato al alcalde electo de Córdoba desbarrancando a Rubén Ríos Uribe, y que previo al evento por los Tratados de Córdoba permaneció una semana en aquel lugar viviendo a cuerpo de rey en un hotel.

AHORA BIEN, tras el asesinato de Grodetz Ríos Andrade, el alcalde electo de Córdoba, Juan Martínez Flores, quien llegó impuesto por grupos de poder y de interés, exigió una investigación a fondo para dar con los responsables de esa agresión. “Me embarga la tristeza e indignación la noticia del asesinato del maestro Grodetz Ríos Andrade. Mi corazón está con su familia ante tan lamentable situación; no hay palabras para aminorar su dolor”, expresó el futuro presidente municipal. “Conocí al maestro Grodetz durante el pasado proceso electoral, quien con generosidad y honestidad se sumó al proyecto de la Coalición Juntos Haremos Historia en Veracruz. Ofreció su experiencia en materia jurídica electoral para sumarlo a nuestra causa por un gobierno distinto y ciudadano para Córdoba”, manifestó Martínez Flores que, dicen voces expertas, es la causa de muchos males en Córdoba, y acaso no andan equivocados.

Y ES que la noche del sábado, un día después del asesinato de Ríos Andrade, en Córdoba ejecutaron a otro político ligado a Juan Martínez Flores, en este caso, el regidor electo y ex coordinador de su campaña, José Escamilla Aguilera, coordinador de campaña de Martínez Flores. Los hechos ocurrieron poco después de las 7:00 de la noche en el fraccionamiento Nuevo Elizabeth, concretamente en la calle 44 avenida 25 cuando se encontraba al interior de su vehículo VW tipo Jetta. Escamilla Aguilera tenía abierto un expediente ante la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, según un reportaje de la revista Proceso, luego de que pasó de ser gerente de sucursal de una financiera que presta a gente de bajos recursos económicos a asesor en la Cámara de Diputados federal invitado por Juan Martínez Flores. Desde su puesto en el Congreso se le documentaron viajes a Monterrey y Panamá, entre otros sitios, supuestamente para mover dinero, pero la tarde del sábado fue acribillado. Aguilera Escamilla fue “bajado” como Candidato a Diputado Federal por Morena y en su lugar designaron a una mujer, Martha Rosa Morales Romero, quien incluso no se había registrado como Precandidata. En su campaña, Juan Martínez Flores candidato de MoReNa por Córdoba, luego de la traición que Cuitláhuac García y Juan Javier Gómez Cazarín le hicieron al diputado Rubén Ríos Uribe por, presuntamente, golpear mujeres, presumió recursos económicos y materiales, y José Aguilera fue su coordinador de campaña.

Y NUEVAMENTE, el alcalde electo de Córdoba se rasga las vestiduras y argumenta: “Hoy no solo le pegaron de tiros al más cercano de mis colaboradores, le dispararon a la esperanza de cambio de esta ciudad y dispararon contra la democracia”, y en el mismo comunicado indica que en el crimen del regidor electo “no hay casualidades. No permitiré que se ensucie su nombre y lucharé en las próximas semanas para que los dos recientes asesinatos que nos han lastimado no queden impunes”, y en ese tenor invitó a los simpatizantes a no bajar la guardia y seguir partícipes del movimiento político en donde no debe quedar espacio a temores. Y aunque denunció que los crímenes son el resultado del estado de descomposición que vive y sufre Córdoba, la violencia –advierte- no le intimidará. Hay quienes dicen que el arribo como candidato de Juan Martínez Flores ha traído la desgracia a Córdoba, y que dado los asesinatos de sus gentes más cercanas no se descarta otra ola de violencia, por la zona es diputada tanto por la delincuencia organizada como la autorizada, aunque Cuitláhuac García Jiménez siga haciendo como que la virgen le habla…OPINA [email protected]

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.