Cómo perder un estado en tres pasos

Suplente
Cuitláhuac García y Éric Patrocinio Cisneros FOTO: WEB

Paso número uno, ponga al frente a un político que no sepa de política y que él esté convencido de que sabe. Paso número dos, ponga como segundo a bordo a un personaje que tenga sangre de toro, sí, que tenga la sangre pesada para que se pelee con la Iglesia, con los municipales y sobre todo con la ciudadanía. Y el paso número tres, rodéelo de compas, camaradas, cuates, amiguitos y ponga en sus manos las diferentes secretarías, todo con el fin de que, ya estando en el poder, olviden la cuna y el patio de vecindad de donde salieron y se ocupen en dilapidar el erario de los gobernados.

Tenga por seguro que con la aplicación precisa de esos tres pasos, los electores jamás volverán a votar por ellos. Si quiere conocer un caso específico de la aplicación de estos tres pasos, sólo tiene que mirar a tres estados gobernados por Morena.

Veracruz, Morelos y Puebla son la muestra real de cómo se echa a perder un estado, para que los electores no vuelvan a votar por ellos. Aunque, anteriormente el PRI fue el máximo exponente, ya que el tricolor no sólo perdió varios estados, sino que perdió un país entero en tres pasos.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.