El voto electoral gringo

Voto
Voto en Estados Unidos FOTO: WEB
- en Opinión

Sergio González Levet / En el momento es que usted está leyendo estas líneas, si es que lo hace por la mañana de este martes otoñal, en los Estados Unidos se está fraguando el fraude legal que muy posiblemente le dará el triunfo y la reelección a Donald Trump, basado en la triquiñuela que permite el sistema de “votos electorales”, igual que hace cuatro años, cuando el güero neoyorquino ganó la elección, aunque tuvo menos votos que Hillary Clinton.

Allá el voto es indirecto. Cada estado tiene un número determinado de “votos electorales”. Dejemos al periódico español ABC que nos explique:

“Los ciudadanos participan en las elecciones presidenciales en los centros de votación o por correo, pero el ganador no es el candidato que más votos populares recibe, sino que se trata de una elección indirecta a través de lo que se denomina el Colegio Electoral.

“En este órgano, cada uno de los 50 estados tiene un número de electores igual al de miembros con los que cuenta en el Congreso (Cámara de Representantes y Senado), a los que se añaden tres de Washington DC, de manera que en la actualidad se compone de 538. California, con 55, es el estado con más electores.

“Tras la votación popular, se hace el recuento de papeletas por estado. En 48 de ellos y en Washington DC el candidato que alcanza el mayor número de votos se lleva todos los electores que corresponden a ese estado. Solo Nebraska y Maine se rigen por un sistema diferente para distribuir sus miembros del Colegio Electoral: en Nebraska, dos de sus cinco electores se los lleva el vencedor en el estado y los otros tres el que gane en otros tantos distritos; en Maine, dos de los cuatro que tiene son para el ganador en el estado y los otros dos se otorgan por distritos.

“El ganador final de las elecciones presidenciales es aquel candidato que obtiene más de la mitad del total de votos electorales, con lo que en esta ocasión deberá lograr un mínimo de 270.”

Y es lo que van a hacer una vez más, y es la fórmula que repetirá Donald Trump para mantenerse en el poder (ojalá que me equivoque).

Los operadores del Partido Republicano -no me lo crea- al parecer han sido asesorados una vez más por especialistas mexicanos conocidos como mapaches, emanados del otrora poderoso partido en el poder. La descripción de uno de quien los conduce coincide casi exactamente con la figura y el perfil de Fidel Herrera Beltrán, pero no es él.

Cómo hacen el fraude, no lo sé ni lo imagino, pero es obvio que algo turbio hay cuando un candidato que obtuvo más votos personales de los ciudadanos pierde por un arreglo aritmético.

Fue verdaderamente vergonzoso para su sistema electoral que en 2016 la senadora Clinton consiguió 2 millones 800 mil votos más que Trump, y sin embargo este fue declarado vencedor.

Veremos hoy qué sucede.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.