Oposición timorata

Partidos
Partidos políticos en México FOTO: WEB
- en Opinión

Aurelio Contreras Moreno / Tras 20 meses de desatinos, pésimas decisiones, demagogia a niveles demenciales, corrupción nada disimulada en diversas áreas de la administración pública y una más que demostrada incapacidad y frivolidad para gobernar, varias encuestas señalan que si hoy fueran las próximas elecciones, Morena y el lopezobradorismo volverían a ganar.

¿Acaso los mexicanos estamos bajo alguna clase de embrujo colectivo? ¿Tantos años de soportar malos gobiernos nos volvieron masoquistas, al grado de refrendar un régimen que no solo ha demostrado ser igual o peor que sus predecesores, sino cuya cerrazón y soberbia le han costado la vida a miles de personas y ha abonado a profundizar el odio entre compatriotas?

Quizás algo o mucho de lo anterior tengan que ver o por lo menos ayuden a explicar este fenómeno, seguramente. Pero no hay manera de dejar de señalar que, entre otras cosas, mantiene deplorable vigencia una de las principales razones por las que el lopezobradorismo se alzó con tan contundente victoria en los comicios de 2018: el brutal desprestigio de los demás partidos.

Y es que a más de dos años de aquellas elecciones, los partidos de la llamada “oposición” no representan en absoluto una verdadera alternativa a un régimen que en otras condiciones y por sus evidentes carencias políticas y prácticas, tendrían contra las cuerdas.

Por el contrario, la “oposición” –que cuando le conviene se vuelve muy “leal” con los intereses de la autodenominada “cuarta transformación”- navega a la deriva, sin timonel, sin una figura que represente la necesaria irrupción de un liderazgo renovado entre esa porción de la población que está en desacuerdo con la manera como se conduce el destino del país, que no es lo pequeña que la propaganda oficial quiere hacerla ver y que no se reduce a un bando del espectro político-ideológico ni a un solo estrato socio-económico.

Mientras el PAN se regodea en la intrascendencia y la grisura, el PRI juega a que “negocia” con Morena -aunque en realidad solo sobrevive a cambio de que no le pisen tan duro su larga “cola”- mientras cada vez más militantes tricolores “tiran la toalla” y buscan acomodo en la “4t”. El PRD es un muerto viviente y Movimiento Ciudadano recibe respiración artificial desde el estado de Jalisco, donde su gobernador Enrique Alfaro le bajó “dos rayitas” a su confrontación con el presidente López Obrador, sabedor de que llevaba las de perder. El resto, son rémoras que “chupan” la sangre del lopezobradorismo gobernante.

Este lunes, el periódico Reforma –quizás el más fuerte opositor al régimen lopezobradorista- presentó una encuesta telefónica en la que, de acuerdo con sus resultados, el ex candidato presidencial del PAN Ricardo Anaya es quien aparece como el personaje que podría significar un “contrapeso” frente a Andrés Manuel López Obrador.

Si eso es lo mejor que tiene la oposición, alguien que ni siquiera se encuentra activo políticamente en México en la actualidad, pues se explica sin problema por qué Morena iría “en caballo de hacienda” hacia las elecciones intermedias federales y las gubernaturas y alcaldías que estarán en disputa el año entrante.

Una oposición timorata, sin ideas ni liderazgos, que ni ruido puede ni sabe hacer y que no entiende cómo abanderar los enormes problemas del país ni ofrecer alternativas, es lo mejor que le puede pasar a un régimen autoritario y vertical para consolidar su hegemonía.

Por eso ni les preocupa hacer payasadas a diario.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.