Mariana, la mejor aliada de Rosario

Mariana
Mariana, la mejor aliada de Rosario FOTO: WEB
- en Opinión

Bernardo Gutiérrez Parra / La pesadilla de Rosario Robles Berlanga no comenzó el 13 de agosto del año anterior cuando fue ingresada al penal de Santa Martha Acatitla, sino antes, desde mucho tiempo atrás. Quizá desde el 5 de diciembre del 2000 cuando le entregó la estafeta de la jefatura de gobierno del DF a su sucesor Andrés Manuel López Obrador.

Y es que apenas dejó el cargo comenzó una persecución soterrada pero sistemática en su contra. Este acoso no provino de sus enemigos, sino de quienes se decían sus amigos y compañeros.

A Rosario la acusaron de malversar fondos públicos como jefa de gobierno, pero las auditorías ordenadas por su sucesor no encontraron nada anómalo. En 2004 la expulsaron del PRD junto con otros militantes acusada de actos de corrupción. ¿Cuáles fueron esos actos? Hasta la fecha no se saben, son el secreto mejor guardado del PRD quizá porque nunca existieron.

En 2017 una investigación periodística reveló que entre 2013 y 2014 hubo irregularidades en el gasto público durante el gobierno de Peña Nieto. La Auditoría Superior de la Federación señaló la presunción de un plan de desvíos por 5 mil millones de pesos para campañas electorales de los candidatos del PRI.

A este presunto desvío se le dio el nombre de Estafa Maestra y a la cabeza de esa estafa pusieron a Rosario Robles que fue secretaria de Desarrollo Social y de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano durante el peñanietismo.

Quienes la persiguieron por más de 15 años vieron el cielo abierto porque según ellos, ahí estaban las pruebas por las que tanto clamaron.

Rosario estaba en Europa cuando supo por los medios de comunicación de un citatorio para comparecer ante el juez de Control en el Reclusorio Sur el 8 de agosto del 2019, por lo que suspendió su viaje y se presentó a la audiencia de manera voluntaria.

Ahí se topó con que el juez de Control era Jesús Delgadillo Padierna, sobrino de Dolores Padierna y René Bejarano quienes han dicho abiertamente que son enemigos de Rosario.

Nomás por este simple hecho era para que le hubieran cambiado al juez, pero ya desde ahí se notó la sevicia.

Tras la audiencia del 8 de agosto el juez dio un receso hasta el día 12 en que Rosario volvió a presentarse voluntariamente y fue en la madrugada del 13 cuando Jesús Delgadillo ordenó que la ingresaran a prisión.

¿Bajo qué cargos?

Bajo uno solo que si no fuera patético sería de risa.

Pocas veces en la historia de este país un proceso judicial ha sido tan viciado, tan cargado hacia un solo lado y tan impío. Van tres ejemplos: 1.- El Ministerio Público presentó una licencia de conducir a nombre de Rosario Robles con domicilio, foto y firma falsificada y el juez la aceptó como buena. 2.- A pesar de que Rosario se presentó dos veces de forma voluntaria ante el juez, éste consideró que podría huir por lo que le impuso prisión preventiva “justificada”. ¿Por cuánto tiempo? Sólo Dios sabe. 3.- El juez argumentó que Rosario “no demostró arraigo” cuando la ex funcionaria tiene más de 23 años viviendo en el mismo domicilio.

¿Y qué pasó con la acusación por la Estafa Maestra?

Que la expresión “Estafa Maestra” no se ha mencionado nunca durante el proceso y Rosario sólo está indiciada por el delito de omisión.

Es decir, por no haber informado a su superior jerárquico -en este caso al presidente Enrique Peña Nieto-, sobre las presuntas irregularidades detectadas en las dependencias en las que sirvió el sexenio anterior, dice Mariana Moguel Robles (delgada y menudita, pero con una fortaleza granítica), que desde hace unas semanas recorre la República para dar a conocer las arbitrariedades e injusticias que se han cometido contra su madre.

El delito de omisión no es considerado grave por lo que no amerita prisión cautelar. Sin embargo, Rosario está prisionera desde hace siete meses en una celda de dos por dos metros y sin ningún tipo de privilegios. “Privilegios que no ha pedido ni pedirá, como tampoco está pidiendo clemencia y mucho menos el perdón presidencial, sino un juicio justo” dice Mariana.

Es por eso que la incansable y tozuda joven emprendió una cruzada que está rindiendo frutos. Si antes eran decenas ahora son centenas de mexicanos los que saben que el encarcelamiento de Rosario es un arbitrario abuso de autoridad; una supina gandallez y le manifiestan su respaldo.

De visita en Xalapa, Mariana llegó a una reunión con periodistas con un altero de copias de oficios, cartas y alegatos jurídicos que prueban dos cosas: las barrabasadas judiciales y la persecución infame contra su mamá.

A Rosario Robles la quisieron presentar como el símbolo más acabado de la corrupción en este país, pero les está saliendo el tiro por la culata. Rosario no es una ladrona y lo sabe quien ordenó que la encerraran. Pero a pesar de eso la consigna es joderle la existencia.

Mariana Moguel por su parte, dice que no descansará hasta ver a su madre defendiendo su inocencia en libertad. Aunque tiene bien claro que se enfrenta al Estado, pero no al Estado mexicano, sino a un hombre sectario, rencoroso y vengativo que por las mañanas al verse al espejo de seguro sonríe socarrón antes de exclamar: El Estado soy yo.

Mal hará ese “Estado” en menospreciar y ver por encima del hombro a esta obstinada y aguerrida joven. Mal hará.

[email protected]

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.