2020 el año del regreso inevitable de la maestra al SNTE

La maestra Elba Esther Gordillo Morales FOTO: WEB
- en Opinión

Luis Ortiz Ramírez / Hace casi 20 años, en el World Trade  Center de Boca del Rio, la maestra Elba Esther Gordillo daba un discurso, cuando fue interrumpida por unas maestras manifestantes de la CNTE, recuerdo que un maestro quedabien, miembro del Equipo político de la Sección 32, les arrebato la lona que llevaban; en ese momento la maestra suspendió su discurso y reprobó el comportamiento del maestro, y dijo: “Déjenlas, regrésenles la lona, dejen que se manifiesten, en el SNTE caben todas las voces, no limiten su derecho de expresarse, estemos de acuerdo o no”.

Los que tenemos oportunidad de conocer a la maestra Elba Esther Gordillo, sabemos que no es una mujer común. Estemos de acuerdo o no con su manera de pensar o actuar, nadie puede negar la fuerza y liderazgo que  tiene. Su cercanía con el poder político de México, es muy conocido, por su despacho pasaron políticos de todos los partidos. Muchos  políticos hicieron su carrera gracias al apoyo de la maestra, su venia y consideración, habría muchas puertas. Desde luego que cuando las argucias de Enrique Peña  Nieto la pusieron tras las rejas, muchos políticos se olvidaron de ella.  No obstante, hoy que ha sido exculpada, y que la reforma educativa a la que se opuso férreamente cayó, la maestra vuelve a la palestra política.

Es cierto que ha sido acusada de muchas cosas, sin embargo, la maestra todo lo  ha dirimido ante las autoridades, y hasta el momento ha salido incólume. Por su paso se han cruzado enemigos de grueso calibre, muchos han intentado acabarla políticamente, sin embargo, los que se han ido con la cola tras las patas son ellos.

Ahí está por ejemplo, Emilio Chuayffet, quien promovió que la maestra fuera removida de la coordinación de la bancada priista y, con el paso de los años, expulsada de las filas de ese instituto político. Después de su efímero paso como secretario de educación, y como capataz del magisterio mexicano, Emilio Chuayffet, ha desaparecido del panorama político, y no hay para cuando su regreso.

Raymundo Riva Palacio, columnista del diario El Universal, se refiere a la maestra con las siguientes palabras: De ella se puede pensar cualquier cosa, menos que permanecerá cruzada de brazos. Es astuta por naturaleza”. Por esa razón, es difícil de creer que no pueda conseguir nuevamente llevar las riendas del SNTE.

Además, la maestra sabe hacer su trabajo  como defensora magisterial, tan solo  entre 1998 y 2001, los salarios de los maestros se incrementaron 52.4 por ciento en términos nominales (más de 13 por ciento en promedio anual), mientras que sus prestaciones aumentaron 9.1 por ciento. Esas cifras,  Juan  Díaz de la Torre y Alfonso Cepeda Salas, jamás pudieron superarlas.

Desde luego que en esta aventura de recuperar las riendas del sindicato más poderoso de América Latina no está sola. La maestra se ha rodeado de sus alfiles más leales; dentro de la estructura de Maestros por México, punta de lanza para la democratización sindical, tiene  a maestros de la estatura  de San Juana Cerda Franco, Othón Gonzales, Tomas Vázquez Vigil, Alberto Meneses, Enrique Meléndez, Cirilo Salas y de muchos liderazgos regionales que cierran filas con ella.

Es cierto que los tiempos  políticos ya no son los de antes, sin embargo,  la maestra sabe definir y leer los tiempos, no por algo puso dos de sus familiares más cercanos para que se encargaran de la encomienda de cuidar las urnas electorales, que le darían  finalmente el triunfo al actual  Presidente y jefe de la Cuarta Transformación.

No se debe dejar pasar,  que históricamente el sindicato magisterial ha sido una agrupación muy politizada, con una disidencia sindical dentro del mismo SNTE, que en estos momentos ocupa una parte importante en el senado y en la cámara de diputados. Por esa razón, cobra importancia la demanda de una verdadera democracia interna dentro del sindicato de maestros. Lo peor que puede hacer el gobierno federal es subestimar la capacidad de movilización de los maestros y dejar que Alfonso Cepeda haga lo que quiera, con los destinos del SNTE. Por esa razón, es urgente que le gobierno, conmine a Cepeda Salas, y deje de estar simulando que quiere la democracia sindical.

Y es que la maestra Gordillo, ya le midió el agua a los camotes,  sabe que es ahora o nunca, sabe que el descontento magisterial aún está caliente en el ánimo de los maestros. Reconoce que el actual comité ejecutivo del SNTE, se quedó cruzado de brazos, mientras los maestro fueron atosigados por una infame campaña de desprestigio. No por algo, varios analistas consideran que si en estos momentos fueran las elecciones para renovar al SNTE, la maestra Elba Esther Gordillo, ganaría las elecciones sindicales, al  dos a uno. Así que tenga la certeza de en el 2020, las cosas estarán  muy movidas en el  magisterio mexicano, y de ello mucho tendrá que ver, la maestra Elba Esther Gordillo Morales.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.