El “cochinero” de los Centroamericanos, reabierto

Centroamericanos
Juegos Centroamericanos y del Caribe Veracruz 2014 FOTO: WEB
- en Opinión

Aurelio Contreras Moreno / Interesante sin duda la acción dada a conocer este lunes por el gobierno de Veracruz respecto de uno de los desfalcos al erario estatal más oprobiosos que se cometieron durante el sexenio de Javier Duarte de Ochoa como gobernador.

El secretario de Educación Zenyazen Escobar anunció que presentarán una denuncia contra quien o quienes resulten responsables por el presunto desvío de más de mil millones de pesos del Fideicomiso de los Juegos Centroamericanos y del Caribe celebrados en Veracruz en noviembre de 2014, cuando iniciaba la debacle del duartismo.

En su momento, en este espacio se le dio puntual seguimiento a lo que se constituyó como uno de los mayores fraudes del sexenio de Javier Duarte de Ochoa, cuya corrupta administración desapareció el dinero que le transfirió el Gobierno Federal a través de la Comisión Nacional del Deporte y Cultura Física (Conade) para tal fin, al grado que ni siquiera se construyeron las villas olímpicas con las que la entidad debía contar para alojar a los deportistas y su staff que terminaron, varios de ellos, hospedándose hasta en moteles de mala muerte.

Como hacen prácticamente todos los gobiernos, del signo partidista que sean, el de Duarte publicitó –con otro fuerte derroche de recursos- aquellas competencias como las “mejores de la historia”, a pesar del desastre que resultaba más que evidente desde meses antes de que iniciasen esos juegos.

Tanto así, que México estuvo incluso en peligro de ser marginado como país de las siguientes competencias internacionales de ese tipo, como los Juegos Panamericanos, debido a las irregularidades cometidas por el gobierno veracruzano.

Cuatro meses después de aquella justa, en marzo de 2015, todavía la Organización Deportiva Centroamericana y del Caribe (Odecabe) estaba cobrándole al gobierno duartista adeudos por más de 600 mil dólares, ya que tanto ese organismo como las delegaciones participantes tuvieron que poner de su bolsa para pagar viáticos y servicios médicos, cuando esa responsabilidad le tocaba al anfitrión, que para entonces ya había metido ese dinero a la “licuadora” y desviado para el enriquecimiento de algunos de los entonces funcionarios estatales involucrados, que hoy gozan de cabal impunidad.

De hecho, debido a todas las corruptelas duartistas, la Conade castigó a Veracruz y dejó de enviarle recursos para la promoción deportiva, incluidos estímulos para deportistas y entrenadores, situación que prevalece hasta el día de hoy y que parece ser la causa de la querella que Zenyazen Escobar anunció que presentará este lunes. “Haremos lo que procede, presentar la denuncia ante la irregularidad y los faltantes que no han sido comprobados y que son más de mil millones de pesos”, afirmó el secretario de Educación estatal.

Aquí le damos una pista de a dónde pudo ir por lo menos una buena tajada de esos recursos. Tal como se publicó en la Rúbrica en agosto de 2017, el gobierno de Javier Duarte contrató a la empresa Long Play Entertainment el 19 de mayo de 2014 para brindar “Servicios Profesionales de organización, logística y operación en las instalaciones deportivas de las 26 sedes y subsedes de los XXII Juegos Centroamericanos y del Caribe Veracruz 2014”. Servicios que incluían seguridad, limpieza, recepción de boletos y acomodo del público asistente, invitados y medios de comunicación, y por los cuales cobró 103 millones 650 mil 60 pesos.

El administrador único y director general de Long Play Entertainment era Carlos Martínez Vidaurri, socio en varios negocios dentro y fuera de Veracruz de Brenda Tubilla, prima hermana de Karime Macías Tubilla, la esposa de Javier Duarte que actualmente enfrenta en Inglaterra un proceso de extradición a México para enfrentar las acusaciones por el delito de fraude en agravio del erario público estatal que se le imputan.

Si el actual gobierno de Veracruz jala esa madeja, encontrará una fosa séptica de corrupción al más alto nivel. Y si decide proceder y castigar a los responsables, hasta les podríamos empezar a creer que no tienen pactos oscuros con el duartismo.

Claro, si deciden proceder en serio.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.