La maestra Elba Esther Gordillo y su cita con las urnas se acercan cada día más

Elba
Elba Esther Gordillo FOTO: WEB

Se sabe que en los momentos cruciales del cobarde ataque contra la maestra Elba Esther Gordillo, Juan Díaz de la Torre, el malogrado expresidente del Comité Ejecutivo del SNTE, trató de intimidar a gente muy cercana a la maestra Elba Esther Gordillo para que no tuvieran contacto con ella. Sin embargo, sus esfuerzos fracasaron, en realidad, fueron muy pocos quienes prestaron oídos a las intimidaciones de un líder sin personalidad y fuerza política. No obstante, su sobrina Soralla Bañuelos, haciendo caso al dicho de que la sangre es más espesa que el agua, se dejó llevar por los consejos de su tío y arremetió contra la maestra Gordillo.

Y aunque declaró en contra de la líder que le ayudó a crecer políticamente, sus acusaciones fueron desechadas. Sin embargo, Soralla Bañuelos quedó exhibida ante los maestros como lo que es, una verdadera traidora. Hoy que el viento no sopla a favor de la camarilla de Alfonso Cepeda Salas y de Soralla Bañuelos, y de que su traición ha sido manifiesta en todo el país, sólo les queda disfrutar del poco tiempo que les queda al frente del SNTE.

Saben que no cuentan con la venia del magisterio nacional, y que la figura de la mujer a la que traicionaron, crece y se fortalece en todo el país. De modo que el tiempo de entregar cuentas al magisterio nacional y, a la que por ley le corresponde estar al frente, se acerca cada día más. No hay de otra, tarde o temprano la simiente traicionera que dejó Juan Díaz de la Torre, se tendrá que ver las caras frente a frente y en las urnas, nada más y nada menos con la maestra Elba Esther Gordillo Morales.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.