Las consecuencias de la traición del muñeco de la SEV

Xalapa, Ver. Zenyazen Escobar García FOTO: MIGUEL ÁNGEL CARMONA/FOTOVER

Zenyazen Escobar traicionó sus principios, se traicionó sí mismo y traicionó al trampolín que lo hizo llegar a los cuernos de la luna. El joven secretario de Educación es cartucho con pólvora mojada, no prende, no se ve trabajo alguno ni proyecto que impacte la parcela educativa. Sólo anda en las comunidades como si anduviera en campaña, regalando juguetitos y aplazando los problemas que requieren solución urgente.

Sus orígenes son muy conocidos; proviene de una familia humilde, su suerte cambio cuando se involucró en las marchas y protestas organizadas por el Movimiento Magisterial Popular Veracruzano (MMPV). Antes de ser maestro de telesecundaria, le pegaba duro al gym, su intención era embarnecer, sus admiradoras así se lo exigían y, ante falta de empleo y de dinero, no encontró otra alternativa más que pegarle duro al oficio de chippendale.

Lo mejor que le pudo pasar a este imberbe joven vocero fue la aprobación de la mal llamada Reforma Educativa, eso le dio la oportunidad para treparse al carro de protestas a lo largo del estado de Veracruz. Su protagonismo no pasó desapercibido para los líderes de la CNTE de Chiapas y Oaxaca, quienes le dieron también su bendición.

Hoy ya como flamante secretario de Educación en el estado, también le da la espalda a la CNTE. Hoy, si no hay operadores capaces de dialogar, Veracruz será testigo, en unos cuantos días, de un enfrentamiento entre los maestros, el gobernador Cuic y su consentido.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.