Valle de Chalco, cuidado cuando de pedir justicia se pasa a exigir venganza; los que inician linchamientos son tan criminales como los sujetos buscados

La exigencia de venganza pudo haber ocasionado otra tragedia en Valle de Chalco, cuando pobladores estuvieron a punto de linchar a un probable violador y asesino de una niña de 9 años FOTO: WEB

Uno entiende que los familiares de Camila, la niña de 9 años que fue asesinada después de ser violada, exijan justicia. No se puede tolerar en una sociedad civilizada que estos actos se repitan, no sólo por la barbarie de lo cometido, sino por la vulnerabilidad de la víctima. Sin embargo, la autoridad debe tener mucho cuidado en no fomentar la psicosis colectiva de la población que, desesperada, ya no busca justicia, sino venganza. Lo sucedido en Valle de Chalco se pudo haber desbordado y si la turba se hubiera equivocado, en estos momentos se tendría que estar reportando otro crimen.

¡Cuidado con los que incitan a la violencia! ¡Cuidado con los que señalan a mansalva a los supuestos delincuentes! Esos sujetos, los que inician los linchamientos, en ocasiones son tan criminales como los sujetos buscados. Imagine usted que uno de esos sujetos que incitan al linchamiento lo señalan a usted, que no tuvo nada que ver con el crimen; imagine que el tipo sólo lo señala por ocio, diversión o maledicencia; basta que la gente le siga el juego al sujeto para que firmen su sentencia de muerte.

Ya se han dado casos. ¿Ya se olvidó de lo que sucedió el 30 de agosto en Acatlán, Puebla? Un par de alcohólicos señalaron a un joven y a su tío de participar en un delito y el pueblo se les fue encima y los asesinó quemándolos en vida. Pero eran inocentes, después se supo.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.