Embargarán a Tarek 500 millones; una persona tendría que trabajar 16 mil años para juntar esa cantidad

Tarek
Tarek Abdalá Saad FOTO: EL MUNDO DE ORIZABA
- en Carrusel, Investigación, Opinión

Armando Ortiz / ¡A ver, a ver! Para que el SAT haya decidido embargar a Tarek Abdalá 500 millones de pesos, es porque el señor los tiene. ¿Sabe usted lo que son 500 millones de pesos? Si tomamos en cuenta que el salario mínimo es de dos mil 560 pesos mensuales, un trabajador con ese salario debería trabajar 195 mil 312 meses para juntar 500 millones de pesos. Es decir, tendría que ahorrar su salario de 16 mil 276 años para poder juntar la cantidad que a Tarek Abdalá le van a embargar. Pero lo más absurdo y bizarro, en el sentido grotesco, es que al señor lo van a embargar porque lo han encontrado responsable de desfalco, lo han encontrado como cómplice de un criminal como Javier Duarte, que está encarcelado, lo que también lo hace un criminal, por lo que también debería estar en la cárcel. Sin embargo, Tarek Abdalá lo representa a usted, a mí, a todos en la Cámara de Diputados y recibe su sueldo como diputado y trato preferencial como diputado. Por estos casos el discurso del presidente Peña Nieto, y el discurso del candidato José Antonio Meade sobre el combate a la corrupción, suena vacío. Porque mientras un tipo pobre se roba una gallina para alimentar a su familia y de inmediato entra a la cárcel, un sujeto que ha robado cientos de millones de pesos, es un diputado con fuero. Por estos casos es que muchos piensan «al diablo con las instituciones»; por casos como este al país se lo está llevando la chingada.

Miguel Alemán Valdés y la suerte de sus estatuas

En alguna ocasión en mi programa de radio “Imagen y Palabra” hice una pregunta cuya respuesta a la postre me costaría la salida de la recién inaugurada estación ABC Xalapa Radio. La pregunta era: “¿Cómo será recordado Miguel Alemán Velasco en el estado de Veracruz?”. Se dieron varias respuestas, pero nadie atinó a lo que tuve que dar la respuesta: “Miguel Alemán Velasco será recordado en Veracruz como recordado es su padre en el país, como un vil ladrón”. Tal vez el peso de ese recuerdo sea enorme, ya que la suerte de las estatuas de Miguel Alemán Valdés no lo soportan. La primera fue una estatua monumental, erigida en Ciudad Universitaria el 18 de noviembre de 1952; para muchos esa estatua era el delirio de un megalómano que se sintió estadista y que quiso dejar ese monigote como legado. La estatua en los años siguientes fue repudiada, pintarrajeada, dinamitada y finalmente retirada, porque para muchos representaba el símbolo megalómano de un gobierno que institucionalizó la corrupción. La segunda estatua de Alemán Valdés, colocada en la conurbación Veracruz-Boca del Río, no requirió del repudio, simplemente quedó en el olvido y el viento le hizo a esa estatua, lo que no le hizo a Juárez, y la derribó, poniéndola en el lugar que se merece, en el suelo.

Tanya Carola no hizo nada en el Congreso local, ahora quiere no hacer nada en el Congreso federal

Pobre muchacha, como diputada local no hizo absolutamente nada… Perdón, sí hizo, insultar a los periodistas, checar sus redes sociales y botanear, pero el caso es que ahora se apresta a ser diputada federal. ¿A quién nos referimos? Pues a Tanya Carola, la diputada de Morena que de alguna manera se empoderó haciendo creer que fue su carisma y su trabajo político anterior lo que le dio la diputación local. No entiende Carola que lo que la hizo ganar fue el voto antiPRI que cunde en Xalapa, combinado con los malos candidatos que le pusieron en la contienda. ¡Por favor! ¿Cuántos de los que votaron por Morena en las elecciones a diputado local se sabían siquiera su nombre? Pero Tanya le apuesta no a su trabajo legislativo, sino a la posibilidad de que la “tara” política de los xalapeños continúen y sigan votando sin saber por quién votan; pero también le apuesta a el arrastre de López Obrador, quien va muy arriba en las encuestas. Pero el contexto ha cambiado, y los xalapeños ya se dieron cuenta que Morena está hecho de a misma materia hedionda de los otros partidos. Basta con que le pongan a una buena contendiente enfrente, y la señorita Carola se enterará por fin de que lo suyo sólo era ir tras viento.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.