El PRI, como años atrás, sigue el ritual que lo mantuvo en el poder por más de 70 años

PRI
José Antonio Meade Kuribreña FOTO: FACEBOOK

En el PRI reciben con aplausos y porras la solicitud de José Antonio Meade para ser su candidato presidencial. Llama la atención que en su discurso José Antonio Meade no se dijo militante, sino simpatizante del PRI, del que dijo es el partido que habrá de sacar a México adelante. Una vez entregada su constancia los aplausos y las porras no se dejaron esperar, sobre todo de los que presidían la mesa de recepción encabezada por el presidente de ese partido, Enrique Ochoa Reza.

Lo que estamos viendo es todo ese ritual priista que no se había visto en muchos años: el dedazo, el destape, la cargada y el ungimiento. El PRI se siente cómodo con este tipo de ritual, es como una invocación hacia la victoria que lo mantuvo en el poder por más de setenta años.

Siguen el ritual al pie de la letra como si fuera una manda, como si la victoria dependiera de seguir paso a paso ese ritual, sobre todo ahora que el candidato que se encuentra arriba en las encuestas, antes de bajar en las preferencias sigue subiendo. Por eso deben seguir su ritual paso a paso, hasta en el más ínfimo detalle.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.