Marco Antonio del Ángel, la paja en el ojo ajeno o la viga en su mirada

Ángel
Marco Antonio del Ángel Arroyo, exvocero del PRI en el estado FOTO:MIGUEL ÁNGEL CARMONA/FOTOVER

Marco Antonio del Ángel, con unos cuantos días como vocero del PRI, también se ha vuelto visionario. Pues lo que no vio en seis años de gestión duartista, ahora lo vislumbra muy bien en tres meses de gestión de Yunes Linares. De repente se acuerda de las clínicas que no tienen insumos, cuando durante seis años nunca se dio una vuelta por ningún hospital para cerciorarse que en ese sexenio la escasez fue monumental; ahora se queja de las licitaciones directas, cuando el Congreso nunca puso un alto a las empresas fantasma; ahora se preocupa por la inseguridad, por los homicidios y los secuestros, pero cuando iba Bermúdez Zurita a comparecer el señor se ausentaba porque el tema no era de su competencia.

Ahora, ya fuera del gobierno, se da cuenta de la paja en el ojo ajeno, cuando durante seis meses ellos cargaron con una viga en la mirada. Pero claro, en la política hay un tiempo para todo. Un tiempo para ser gobierno y un tiempo para ser oposición, un tiempo para ser cínico y otro para sentirse honrado, un tiempo para ser vividor y otro para decirse asalariado, un tiempo para quitarse la ropa y otro para rasgarse las vestiduras, un tiempo para callar en el Congreso y otro para decir estupideces en el PRI, un tiempo para robar y otro para pedir perdón.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.