Andrés Manuel, recorriendo el mismo camino del 2006

Manuel
Andrés Manuel López Obrador FOTO: MILENIO

Andrés Manuel López Obrador pudo ser presidente de la República en 2006. Lo tenía todo para serlo. También tenía en contra mucho para no serlo. Vicente Fox consiguió que el Consejo Coordinador Empresarial articulara una guerra sucia deleznable en contra del tabasqueño, poniendo en la televisión pública videos en donde se le comparaba con los peores dictadores del mundo. El IFE de entonces, presidido por Luis Carlos Ugalde, fiel a Elba Esther Gordillo, no hizo nada para detener la guerra sucia. La única respuesta que tuvo el equipo de campaña de López Obrador fue poner a la abuelita de la literatura mexicana, Elena Poniatowska, a decir que no fueran feos y que respetaran la contienda electoral.

López Obrador tampoco hizo nada, antes bien, la campaña lo volvió arrogante. Televisa en esa campaña mandó a Paola Rojas a cubrir un día con cada candidato presidencial. Todos la recibieron muy bien, pues sabían que el seguimiento de ese día estaría en horario estelar en la televisión. López Obrador rechazó el seguimiento de la reportera, ésta lo tuvo que seguir desde fuera.

Arrogante Andrés Manuel rechazó cualquier acercamiento con los medios; en Xalapa hace 11 años sólo quiso que lo entrevistaran los medios nacionales, a los locales les mostró su desdén. López Obrador debió ganar por un margen de siete puntos porcentuales, pero la contienda se cerró poco a poco y aunque al parecer de muchos, él ganó la elección de 2006, el margen era tan escaso que lograron revertirlo. Si López Obrador sigue como va, otra vez lo harán perder.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.