No entendió ni atendió el mensaje; paga las consecuencias

Consecuencias
Salvador Sandoval y Eduardo Sánchez, de la PGR y de la Presidencia, en conferencia de prensa
- en Opinión

Arturo Reyes Isidoro / Javier Duarte de Ochoa no entendió el mensaje que le envió el pasado 29 de junio el presidente Enrique Peña Nieto a través de la dirigenta interina del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, Carolina Monroy, su prima, además; no lo entendió o lo entendió y desobedeció y ayer empezó a pagar las consecuencias.

Ante el llamado blindaje de impunidad que pretendía para cubrirse las espaldas y evadir las consecuencias por su responsabilidad en los actos de corrupción en los que incurrió o permitió en su gobierno, que tienen sumido al estado en la peor crisis económica de su historia casi al grado de un desastre, Carolina Monroy expresamente salió a dar conferencia de prensa para intentar frenarlo.

En aquella fecha, dijo que era éticamente incorrecto que Duarte promoviera acciones para evitar procesos legales en su contra. “A los ojos de todos, no son momentos para tomar decisiones de tanta trascendencia. Este es un gobierno que se encuentra en proceso de transición, porque el actual gobierno –sea cual sea el partido que al final del día sea identificado por el INE como ganador de la contienda– está de salida y creo que generar las mejores condiciones para que esa transición sea tersa, suave y responsable frente al ciudadano, es lo trascendente y lo fundamental”.

Nada ni nadie por encima de la ley. En el partido no habremos de respaldar un solo acto, un solo dicho, un solo hecho que contravenga el estado de derecho”, expresó la política mexiquense, con lo que le estaba dando la espalda a Duarte en momentos en los que promovía ante el Congreso local acciones como adelantar la presentación de la cuenta pública y los nombramientos, a modo para él, del fiscal y magistrados anticorrupción, así como del titular del Instituto Veracruzano de Acceso a la Información.

Dadas las caracteristicas del sistema político priista, era obvio que el mensaje era del propio Presidente, el verdadero líder natural del PRI –el presidente del CEN sólo es el presidente formal–, pero Duarte lo ignoró y siguió adelante en su intento, hasta ayer cuando le dieron no un reglazo en las manos (las nuevas generaciones deben saber que en el siglo pasado las maestras castigaban a los alumnos haciéndoles que abrieran las palmas de la mano para dejarles caer un golpe severo con una regla de madera que acostumbraban) sino un verdadero garrotazo duro y a la cabeza del que ya no se repondrá.

La noticia bomba, el escándalo de ayer fue porque a petición del presidente Peña Nieto, la Procuraduría General de la República (PGR), que depende de él, presentó ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) acciones de inconstitucionalidad en contra de Duarte por sus pretendidas medidas en materia de corrupción, una de las cuales, la sala anticorrupción, ya había sido aprobada por la legislatura.

Peña Nieto le encontró la cuadratura al círculo, que encajó en forma perfecta para que no lo acusaran de intromisión política en la vida de Veracruz, al hallar una rendija legal para amarrarle las manos y los pies al gobernador dejándolo totalmente indefenso: lo acusó de haberse adelantado a las leyes generales del Sistema Nacional Anticorrupción, pues todavía no promulga toda la legislación con la que se pondrá en marcha dicho sistema.

Un Sistema Nacional Anticorrupción que permita abatir la corrupción requiere homogeneidad, coordinación y un pulso adecuado. Por tanto, dicho Sistema Nacional, así como los Sistemas estatales, deben ser coherentes, ya que de otra forma la aspiración no podrá concretarse”, fue uno de los argumentos que se dio.

En conferencia de prensa, el vocero de la Presidencia, Eduardo Sánchez, y el subprocurador jurídico y de Asuntos Internacionales de la PGR, Salvador Sandoval, aseguraron que el Ejecutivo federal no permitirá legislaciones y medidas que contravengan el Sistema Nacional Anticorrupción ni que operen “a modo” para beneficiar a algún funcionario local.

Si el PRI nacional ya le había dado la espalda a Duarte, ahora fue la propia Presidencia de la República, esto es, el poder político central en pleno el que lo hizo. Ya lo soltaron de la mano y cae al vacío.

El pasado 1 de julio, publiqué (“Duarte, en desgracia política”): “Por si quedaba alguna duda, la declaración ayer del secretario técnico del Consejo Político del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, Joaquín Hendricks, lo confirmó: Javier Duarte de Ochoa ha caído en desgracia política.

Luego de que un día antes la presidenta del CEN tricolor, Carolina Monroy, había reprobado al gobernador de Veracruz por la maniobra con la que intentaba protegerse las espaldas con el llamado blindaje de impunidad que quería que le aprobara la mayoría priista en el Congreso local, Hendricks ‘saludó’ que se le haya frenado”.

En una entrevista que había publicado el diario Reforma el 30 de junio, el directivo tricolor a nombre de su partido había dicho que el revés a Duarte en el Congreso local (ese jueves sacaron de la orden del día la aprobación del fiscal anticorrupción) era una señal inequívoca “de que desde los demás órdenes de Gobierno no se hace oídos sordos al clamor de la ciudadanía de los estados donde estamos viviendo esta problemática”.

Fue muy claro y preciso: “No se puede hacer oídos sordos. Esto es algo que percibimos en el resultado electoral y tiene que haber correspondencia de los tres órdenes de Gobierno de lo que está demandando la ciudadanía. Y no hay que esperar otros tiempos. El clamor es ya y hay que responder para que no nos estemos arrepintiendo el día de mañana cuando esto se convierta en expresiones que se den en las calles”.

El ridículo de la diputación priista

Los mensajes eran más que claros, pero no sólo Javier Duarte sino los propios directivos del Congreso local, de mayoría priista, que se supone que tienen una gran experiencia política, y sus serviles diputados priistas y de partiditos satélites tampoco entendieron o si entendieron no escucharon el mensaje presidencial, y hoy han quedado en el más sonoro ridículo y ya sin autoridad moral alguna, sin credibilidad, reprobados y con las colas entre las patas.

Esa mayoría priista en el Congreso era el último reducto que le quedaba al gobernador para intentar blindarse y evitar que lo lleven a juicio por todos los señalamientos que se le hacen. Desde ayer no se cree que ningún diputado priista más –salvo uno que otro verdaderamente incondicional, aunque no hay diputado que coma lumbre– intente secundarlo en ninguna otra iniciativa que haya enviado o esté por enviar al cuerpo legislativo. Duarte está en verdadera desgracia política.

Peña escuchó a Miguel Ángel

Quiérase que no, el presidente Peña Nieto –y hay que reconocérselo– terminó por escuchar y darle la razón al Gobernador electo Miguel Ángel Yunes Linares, quien en una carta abierta, pública, el pasado 27 de junio le había solicitado su urgente intervención para frenar a Duarte.

Su gobierno no puede, no debe encubrir a quienes llevaron a Veracruz a la crisis social más grave de su historia como consecuencia de una corrupción que brota por todos lados y que se debe sancionar severamente, tanto en el orden federal como en el local”, le dijo en su escrito.

La exigencia de los veracruzanos de sancionar a quienes saquearon las arcas públicas –y devuelvan los recursos robados– es creciente. Hay que escuchar la voz popular. No se nieguen a hacerlo. Impidan las últimas acciones que Javier Duarte pretende llevar a cabo contra los intereses superiores de Veracruz”, le demando. Peña, finalmente, lo escuchó y actuó en consecuencia.

Oportunismo de Héctor

El ex candidato a la gubernatura, Héctor Yunes Landa, vio burro y se le ofreció viaje. En forma oportunista salió ayer a pedirle a Duarte que se vaya, entre otras cosas por sus iniciativas del blindaje de impunidad, lo acusó de todo y de plano lo envió al basurero como el peor gobernador de la historia.

Digo que en forma oportunista porque se pronunció sólo cuando actuó el Presidente, pero antes había guardado silencio mientras que el Gobernador electo, algunos diputados locales de su propio partido, diversos sectores del estado y algunos representantes de los medios informativos intentábamos que no pasaran las iniciativas del blindaje de impunidad. ¿Por qué no dijo nada antes?

“Espaldarazo” de los diputados federales

Con la autoridad moral que tienen –algunos debieran estar ya en Pacho Viejo–, los 20 diputados federales priistas y verdes (tengo mis dudas; creo que algunos no están de acuerdo) salieron ayer a darle un “espaldarazo” al gobernador Duarte y dicen que lo acompañarán hasta la conclusión de su gobierno (lo deben acompañar también hasta la prisión).

Y en medio de todo, Veracruz y los veracruzanos. Ayer, tristemente, la agencia calificadora Moody’s le puso tache al estado y pronosticó más incertidumbre financiera.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.