Barrer la casa

- en Opinión

Sabino Cruz V. / A estas alturas de la semana ya está más que sabido que el senador con licencia, don Héctor Yunes Landa, prácticamente es el candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) para la mini gubernatura del Estado; así como quieren serán los hombres (ninguna mujer) que le apoyarán en su campaña electoral, y por supuesto sobre los usos y costumbres de la “la cargada” de este Instituto Político.

Ahora que si me pregunta que pienso de esta designación por muchos deseada, le comento que me parece que son otras las circunstancias que rodearán al virtual/virtuoso candidato; que esperar seis años en política son demasiados; qué el votante es muy heterogéneo, cada día hay más hartazgo hacia su partido; que la imagen del candidato está muy gastada; y que aún anda por los aires las palabras que dicen que dijo el tío Fide: mientras yo viva ningún Yunes será gobernador (lo que dejó abierta la interrogante si esto incluía a todos los primos o solo a uno).

Dicen quienes de esto saben mucho, que en terreno de las elecciones, tres son las opciones del juego; ganar-ganar- ganar-perder o perder-ganar. Que traducido en palabras llaneras, principalmente en las dos últimas opciones, quiere decir que los señores de la política, aun cuando se alcen con la victoria en realidad muchas cosas perderán: por ejemplo que al término de su gestión nunca más ocupen un cargo de elección popular; en contraste, con la derrota, al final ganará más.

En el caso de esta elección algunos creemos que el PRI va a jugar para perder, pues con todo y que muestren que estén apoyando a su candidato, previo/durante la jornada electoral, instruirán a sus huestes para que voten por otro candidato (ejemplo de esto son las dos anteriores elecciones en las que hicieron ganador a Uriel Flores y Cuitláhuac García).

La lógica dice que al perder los tricolores la mini gubernatura de dos años, callaran las voces que reclaman un cambio y el Estado entrará a la lista de las entidades democráticas; en tanto, que al interior, harán todo lo humanamente posible para que la alternancia no avance, bloquearan sus iniciativas y sembrarán en el imaginario colectivo que solo ellos son capaces de gobernar.

La imagen que ha creado don Héctor Yunes es la un hombre de bien, con valores muy sólidos, congruente con su hacer y decir, fiel al partido que lo ha encumbrado y con una trayectoria en la administración pública inmaculada (perdón que no lo adjetive como un hombre culto, no tengo elementos a la mano que me muestre que lo es); sin embargo queda la duda cuál es el juego que va a jugar, cuáles son sus verdaderas intenciones, pues al ser un soldado del sistema, es casi imposible verlo como un hombre que rompas las reglas de los acuerdos no escritos. Tiempo al Tiempo.

Mientras tanto le pregunto, qué quiso decir con “vamos a hacer justicia, vamos a limpiar las calles y vamos a limpiar la casa…” ¿Barrer para dónde? ¿Para adentro o para afuera? Quiso usted decir que va a limpiar las calles de todos los delincuentes, asesinos, traficantes de drogas y mujeres, extorsionadores, etcétera; y que también dejará la burocracia impoluta de toda bazofia.

Tendrá usted el valor suficientes como para abrir proceso a los funcionarios que han saqueado las arcas y a los secretarios de despacho que ostentan propiedades inimaginables; su mano justiciera llegará hasta los caciques sindicales y/o hasta los ex gobernadores/[email protected] que comprometieron los ingresos por el pago de préstamos estratosféricos: será usted capaz de cobrarle la afrenta al gobernador saliente.

Don Héctor, si sus correligionarios le permiten ser gobernador, le pido que no gaste su tiempo en declaraciones insulsas como esta de que hará justicia, pues ésta bien la pudo hacer desde la tribuna del senado; no haga como todos los candidatos de su partido que se “desmarcan” de su antecesor y empiezan a denunciar las cosas que no hizo o los errores que cometió. Todo lo que diga ahora será tomado en su contra, pues usted es un hombre del sistema y conoce mejor que nadie todos los intríngulis de los priistas.

Comentario Breve

Este viernes 29 del mes y año que corre, si no sucede otra cosa, el cabildo de Xalapa elegirá por votación al hombre/mujer que ocupará el cargo de Cronista por un periodo de tres años. La persona que salga electa, junto con el Consejo de la Crónica, tiene la tarea de salvaguardar la memoria histórica de los hechos que han construido la identidad de la ciudad.

Desde este espacio pido a los regidores-electores, mesura, objetividad y profesionalismo en la designación, pues con ello va de por medio la re valoración de la vida y obra de hombres/mujeres que con su ser/hacer han construido la grandeza de esta ciudad.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.