Se va Elízabeth

- en Opinión

Sergio González Levet / El 14 de diciembre pasado, la licenciada Lorena Martínez Rodríguez hizo pública su renuncia como titular de la Procuraduría Federal del Consumidor, que tomó efectos a partir del primer día de este desesperanzador 2016.

Lorena irá a contender a su natal Aguascalientes, en busca de la candidatura de su partido, el PRI, para la gubernatura estatal. Lo hizo así para cumplir con la normatividad electoral, y para darse el tiempo y el espacio suficientes a modo de hacer campaña de tiempo completo en su tierra.

Bien por ella, que tiene muchas posibilidades de superar a su contendiente interno más destacado, el senador y ex alcalde de Aguascalientes -como ella misma-Miguel Romo Medina.

Para el ámbito veracruzano, esta decisión de la aguascalentense tendrá repercusiones en la delegación estatal de la Profeco, toda vez que Elízabeth Morales llegó a esta posición apenas hace algunos meses impulsada por su amiga Lorena, con quien la unen además varias coincidencias. Una de ellas, que ambas fueron al mismo tiempo alcaldesas de las capitales de sus estados natales: una de Xalapa y la otra de Aguascalientes, cuando consolidaron una amistad que ya venía de antes.

Al irse su protectora, Elízabeth queda colgada de la brocha y prontamente será retirada, porque no tiene otro asidero que la haga mantenerse en el puesto.

Y no lo tiene porque pesa en contra de ella la mala imagen que dejó entre sus paisanos xalapeños cuando fue presidenta municipal, al grado tal que tuvo una derrota estrepitosa cuando contendió por el PRI el año pasado para la diputación federal, elección que perdió ante un desconocido Cuitláhuac García Jiménez, hijo de un líder histórico de la izquierda local, Atanasio García Durán, lo que le valió ser nominado por Morena y le alcanzó para sacarse la lotería.

Pero de regreso con Elízabeth, tampoco ha tenido una destacada actuación como delegada estatal de la Profeco, no obstante que tenía todo el apoyo de su amiga íntima, la directora nacional, y por eso se prevé su remoción inminente.

Las delegaciones en Veracruz son un bocado apetitoso en este momento para muchas políticas y muchos políticos veracruzanos, que quieren llegar a la campaña para Gobernador incrustados en un puesto que les sirva de lanzadera para tratar de acomodarse en el próximo Gobierno estatal.

Tan sólo en el Puerto, están pendientes personas muy conocidas allá como Anilú Íngram Vallines, Sergio Pazos Navarrete y hasta Carolina Gudiño Corro, así que más temprano que tarde le dirán a Eli que ella sí está sola, y que tendrá que dejar su sueldo y su oficina para mejores ocasiones.

Pareciera que el futuro de la Morales está en la cercanía con Lorena Martínez, y no faltan los que aseguran que se irá a las tierras hidrocálidas no a disfrutar las intensas noches de la Feria de San Marcos (que tanto le gustan), sino a hacer talacha y campaña con su amigocha.

Ya está listo el mariachi en Veracruz para cantarle las golondrinas a la ex diputada federal, ex conductora de tv, ex alcaldesa y pronto ex delegada.

Adiós, Eli, y que te vaya bien allá tan lejos.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.