¿Cómo será el primer día de Javier Duarte después de entregar el gobierno de Veracruz?

Duarte
Javier Duarte de Ochoa
- en Opinión

Ernesto Aguilar Yarmuch / Veracruz es un estado muy rico y paradójicamente uno de los más pobres; con una gran historia, cuatro intervenciones extranjeras, obviamente en todas derrotado, ¿será que los veracruzanos nos hemos acostumbrado a la pobreza y a la derrota? Así pareciera, baste ver cómo una caricatura de gobernante está al frente de nuestro Estado, y «haga sido como haga sido» ganó la elección. Con más de un millón 300 mil votos se adjudicó el triunfo ,que si se compraron votos, que si Dante Delgado lo favoreció con su participación previamente acordada, que si en el PAN operaron contra Miguel Ángel Yunes, etcétera, etcétera. La realidad es que sí hubo una votación histórica que lo llevó a ganar la gubernatura.

Sabíamos de su falta de oficio, de experiencia y su limitada independencia y aun así GANÓ. Yo no voté por él y he sido un crítico constante, y no tengo motivos personales, sólo la convicción no errada de que Javier Duarte no era la opción adecuada para un Veracruz que ya se estaba hundiendo después de la administración frívola y desastrosa de Fidel Herrera.

Empezamos el sexenio con el «Veracruz Estado Próspero»; pasamos al «Sentamos las bases para la prosperidad»; siguió «En Veracruz las cosas bien hechas», «un día, una obra Adelante» ¿y ahora qué sigue, qué mentira toca?

¿Recuerdan ustedes un Veracruz peor que el de hoy? Estoy seguro que ni los postrevolucionarios quedaron tan endeudados, sólo compárelo con las gestiones de Acosta Lagunes o Patricio Chirinos, cero deudas, sí leyó usted bien, Cero deudas y dinero en las arcas.

No sabemos cuál es con certeza la deuda de Veracruz, existen tantas cifras que el propio gobierno se confunde y nos confunde, o engaña, y cuando parecía que ya no era posible endeudarse más, hoy 23 de octubre de 2015, el gobernador envía al AUTÓNOMO y SOBERANO congreso del Estado una solicitud de cuatro créditos más por 21 mil millones.

Ahora bien, la pregunta que todos nos hacemos: ¿dónde están todos estos miles de millones prestados más los 100 mil millones anuales del presupuesto federal para Veracruz? ¿En carreteras? NO, peor que nunca de intransitables; ¿en vivienda popular? Eso ya ni existe; ¿en hospitales? NO, en el total abandono y después de 10 años sin concluir el Pediátrico; ¿en educación? NO, pésimo estado de escuelas y nada nuevo salvo la falsedad de los más de dos mil aviadores; ¿en mega obras ?NO, ni se construyó la autopista Tuxpan-Tampico ni la Córdoba-Xalapa ni se ha concluido el puente sumergido ni nada; ¿en el fomento al deporte ,la cultura y el turismo? NO, desaparecieron Los Halcones, las obras de los JCC elefantes blancos y cuentas poco claras, se redujeron y desaparecieron festivales, el IVEC es un simple simulacro y en Turismo los buenos resultados se deben a los prestadores de servicios, el gobierno de Duarte desapareció 90 millones del impuesto al hospedaje destinado a la promoción y ahora lo desapareció.

Decía que la mayor parte del presupuesto de egresos se lo lleva el gasto corriente y de operación, como son los sueldos de toda la burocracia, funcionamiento de oficinas, transportes, viáticos, renta de inmuebles, etcétera, etcétera.

Aun así, en un estado en el que cómo podemos ver no hay obra pública, al menos significativa, si volteamos hacia otro lado la seguridad ha costado muchísimos recursos al erario público, por ejemplo: la multimencionada FUERZA CIVIL, que de muy poco ha servido, sea al Norte como en Poza Rica, al centro en Orizaba, Veracruz, al Sur Coatzacoalcos, y Xalapa, la capital, simplemente rebasados por la delincuencia.

Somos el penúltimo lugar en generación de empleos y tasa de crecimiento y ante todo este panorama, el señor Duarte estrena frase para su quinto informe de gobierno: VERACRUZ YA CAMBIO… claro se puede cambiar también para mal.

Yo no quisiera estar en sus zapatos a partir del primero de diciembre del 2016; será terrible, los números verdaderos empezarán a fluir, sabremos cuál es el monto real de la deuda, sabremos de cosas atroces hasta hoy ocultas en cuestiones de seguridad, veremos desfilar a la bola de corruptos, varios de ellos con fuero por ser diputados federales o locales, se iniciarán los juicios de desafuero, y él ya no podrá salir con sus actitudes de estadista a decirnos que endeudarnos más es la forma responsable de sanear la economía; sus achichincles diputados ya no podrán salir a sacarlo del brete, la prensa oficialista se convertirá en su principal crítico para congraciarse con el nuevo, cuántos ofrecerán información, hasta hoy confidencial, a cambio sólo de seguir en el puesto, y sus socios y amigos lo negaran como San Pedro a Jesús, y aunque negocie impunidad, el destierro no le bastará, sólo un milagro podría salvarlo a él y sus secuaces, que no llegue ninguno de los Yunes, pero se necesita sí un milagro, muy joven para haber destruido todo su futuro, al menos el político. No, yo no quisiera estar en sus zapatos…

23 octubre 2015

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.