Parlamentos juveniles

- en Opinión

Sergio Alejandro Villa / El termino francés parlement es el origen de la palabra parlamento, tal y como la conocemos parte de los mexicanos, aprendo por el siempre útil y milagroso internet. El vocablo expresa la acción de parler (hablar): de la misma forma, un parlement es una charla o discurso, y por extensión se aplica a la reunión de representantes del pueblo donde se discuten y resuelven los asuntos públicos. A saber.

El tema viene al caso porque llego hoy, jueves 24 de Septiembre, al Congreso local veracruzano, y observo que existen un buen número de jóvenes peinaditos, serios y bien portados, trajeados, investidos en los representantes populares, legisladores vamos -50, mismos que representan a los 30 distritos electorales y 20 plurinominales locales- invitados por el Partido Acción Nacional (PAN) veracruzano, que así celebra lo que es su sexto Parlamento de Acción Juvenil en su historia en Veracruz.

En ese preciso momento, lejos de la buena intención del evento citado, no dejo de pensar porqué los jóvenes veracruzanos en casi todo son objeto del maniqueo por los dos principales partidos políticos, PRI y PAN (no cito a los demás, porque ignoro si otros partidos hacen sus propio Parlamento juvenil). Refuerzo mi tesis al indagar más y la explicación la obtuve de un militante panista con toda la autoridad para asegurármelo “hacemos nuestro propio parlamento porque el del gobierno del estado, o sea, el PRI, hace el suyo de manera selectiva. Nosotros sí hacemos una convocatoria abierta, sean panistas o no, y presentan una ponencia con la diferencia – detalla mi entrevistado- de que los jóvenes parlamentarios sí tienen una Ley orgánica que rige y norma el Parlamento de Acción Juvenil a diferencia del evento organizado por la Subsecretaría de la Juventud dependiente del Gobierno de Veracruz”. Nótese como el panista no hace la diferencia entre el PRI y el Gobierno del estado, afirmando tácitamente que son la misma cosa ¡Qué raro! ¿Por qué será? Rumorología pura, pura rumorología,  diría nuestro joven, lapidado y vilipendiado gobernador…

Sus comentarios me llevaron a recordar la plática con uno de los organizadores del pasado y reciente Parlamento juvenil organizado por la Subsecretaria de la Juventud del gobierno veracruzano -además lo que pude ver, constatar antes y después de la reciente realización-. Recordé también que días antes, aparecieron manifestaciones de protesta porque era una “simulación” y “maquillaje”, y hasta de meter mano negra en la selección de los 50 integrantes del décimo primer Parlamento de la Juventud 2015. Incluso me tocó ver como varios jóvenes del puerto de Veracruz y otros municipios más, protestaron con una manta en el recinto legislativo en el desarrollo de la sesión legislativa.

Ahora bien, lo que sí me consta es que en años anteriores y este último, vi y veo a jóvenes con un parentesco cercano (hijos, sobrinos, etc) a políticos reconocidos y del PRI jarocho. Al igual que muchos amigos, asesores y recomendados de diputados locales en turno y, en este del 2015, inclusive circulo por las redes sociales, unas fotos, donde supuestamente aparecía la que fue elegida como presidenta de la junta de coordinación política que no la dejaba bien parada (más bien en otra posición), lo que fue comidilla de esa reunión, pues, entre risas, me afirmaron los chavos –que conste- que esta afortunada representante popular, emula y avezada aprendiz de Barbie y Reini, ya no era tan joven y tenía una tremenda historia, dijera una vieja y reconocida canción: “me la lleve al rio pensando que era mozuela” y que además era intima de un dirigente juvenil quien la apoyo, sostuvo y retuvo para el cargo ¿A poco no son tremendos los chavos tricolores?

Concluyo diciendo que, siendo testigo presencial de la realización de estos dos últimos parlamentos juveniles, hay mucha diferencia en forma y fondo. Cuando toco a los jóvenes parlamentarios convocados por la Subsecretaria de gobierno, acudieron líderes juveniles del PRI y sus afiliados, familiares y políticos que venían a ver sus cachorros desenvolverse y todo era algarabía y fiesta; abrazos y risas. Selfies y tablets.  Gritos y gesticulaciones, risas y más risas… en el desayuno y dentro del recinto. Ya en las curules, se pasearon a su antojo y se sacaron fotos y las subieron a su Facebook y Twitter…En cambio, los jóvenes panistas solemnes realizaron con seriedad y la formalidad del caso su evento. Se instalaron, tomaron protesta, y posteriormente, bien formados, salieron del recinto para  acudir al auditorio Sebastián Lerdo de Tejada a recibir un curso de negociación parlamentaria…

Decía el mejor ideólogo que ha tenido el país y el propio PRI, Don Jesús Reyes Heroles: Se es joven cuando se ve la vida “como un deber y no como un placer”.  Cuánta razón tuvo y sigue teniendo.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.