Adultos mayores, responsables del quebranto financiero en Veracruz

- en Carrusel, Investigación, Opinión

Armando Ortiz / Las investigaciones por conocer a los responsables del quebranto financiero en Veracruz han dado un giro inesperado. De última hora fuentes extraoficiales nos han informado que los verdaderos responsables del quebranto financiero son los adultos mayores, personas de más de 70 años que estuvieron cobrando una pensión de manera inmerecida. Ya el secretario de Finanzas nos había dado alguna pista sobre el asunto cuando declaró que la pensión a los adultos mayores, a que obliga la Ley 223, no se iba a entregar hasta que se hiciera una depuración de dicha lista.

Resulta que al momento de hacer esa depuración se encontró que muchos adultos mayores tenían hijos y nietos que podían mantenerlos. Hace algunos días, un adulto mayor tuvo el descaro de abordar a un funcionario público de alto rango (por seguridad de ese funcionario omitiremos el nombre, pues se teme que los adultos mayores puedan tomar represalias criminales en contra de él) para preguntarle, ¿cuándo iban a pagar la pensión a que obliga la Ley 223?

Con extraordinaria firmeza, este funcionario público le dijo al adulto mayor que la pensión no se iba a pagar hasta que se investigara bien quiénes habían defraudado al estado al estar cobrando de manera indebida esa pensión.

«Ustedes tienen hijos, nietos, que ellos los mantengan», dijo el funcionario.

El adulto mayor, con el cinismo de un criminal le espetó en la cara:

«Nosotros tenemos hijos, nietos, pero ustedes no tienen madre».

Inmediatamente y con justa razón el adulto mayor fue sometido por la escolta de este funcionario y remitido a los separos de Seguridad Pública para que rinda cuentas por insultos a la autoridad.

La Contraloría del Estado ya está preparando las denuncias pertinentes para que la Fiscalía actúe conforme a la ley. De acuerdo con palabras del propio fiscal, se actuará con todo el peso de la ley y se llegará hasta las últimas consecuencias en contra de estos sujetos que, escudados en su condición de ancianos, han llevado al estado de Veracruz al quebranto.

Al mismo tiempo los legisladores locales están preparando un exhorto de disculpa para todos aquellos funcionarios públicos que de manera injusta fueron acusados de robo, corrupción y fraude. Personas como Gabriel Deantes, Gina Domínguez, Édgar Spinoso, Érick Lagos, Jorge Carvallo, Vicente Benítez, Alberto Silva, Gerardo Buganza, Salvador Manzur, Tarek Abdalá y el propio gobernador recibirán del pueblo veracruzano una disculpa y una medalla al mérito por haberlos estado difamando, acusándolos del desastre financiero en Veracruz.

Ahora que sabemos que los adultos mayores, quienes estuvieron cobrando 900 pesos mensuales indebidamente, son los responsables de este desastre financiero, un bochornoso sentimiento de vergüenza recorre a los pocos periodistas críticos que estuvieron como cuchillito de palo, chingando con que los responsables estaban dentro del gabinete de Javier Duarte.

A partir del próximo lunes se girarán las primeras órdenes de aprehensión, y sin importar en que asilo, estancia o sierra de Veracruz se encuentren los responsables, de ahí se les sacará para que respondan por los delitos que se les imputan. De ser necesario se le embargarán sus bienes, su pollitos, sus gallinas, sus bultos de frijol, sus huertas, sus jacales para subastarlos y resarcir con lo recolectado parte del daño patrimonial que causaron al estado de Veracruz.

Con esto queda claro que en Veracruz no hay lugar para la impunidad, ya que los responsables del quebranto financiero responderán por el daño que han causado a la honorabilidad del gobernador, pues ya lo dijo él:

«Soy el gobernador de Veracruz y represento la honorabilidad de toda una sociedad».

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

  1. Buena nota hasta que se habló de la elavadisima cantidad de 900, recientemente me ha tocado saber y ver situaciones en donde un empleado qu esta por jubilarse consigue “prestada” una plaza (que dicho sea de paso a veces son mejores que las que originalmente ostentan) logrando en la mayoría de los casos duplicar el ingreso, para que al momento de que llegue la pensión sea por esta cantidad. Después se mantienen con un bajo perfil (así lo creen) y después devuelven la plaza prestada (con comisión en algunos casos). Si bien están buscando retirarse y vivir tranquilamente (algo que todos buscamos) les están pagando algo que por derecho es mayor de lo que originalmente se les debía pagar. Lastimosamente esta ha sido la historia de todas las últimas jubilaciones que me ha tocado ver. Esto si mal no lo comprendo crea una “inflación” en los requerimientos de dinero (que el gobierno mal hasta, tira o invierte en publicidad electoral) y que se convierte en parte del problema. Volviendo a los 900 que fue mi comentario de origen las personas que me han tocado ver ganan al rededor de 4 mil pesos y después del incremento llegan a cantidades de 10 mil. Cabe aclarar que detrás de esto hay sindicatos y empleados con 2 o hasta 5 plazas, que muy a parte de tener asegurada una mega pensión, reciben aun mas por hacer estos “préstamos” ya que aunque ellos siguen recibiendo su pago, ya que generalmente parte de acuerdo es depositarles el monto aumentado, al final también cobran por el préstamo.

    1. Creo que se confundió Ya que el reportaje hace referencia a programa de ayuda a adultos mayores conocido como 70 y más. Lo de las pensiones es harina de otro costal. Y Coincido en que ahí también se presentan irregularidades. Por lo que esperemos otro artículo cargado del mismo tono de sarcasmo del Buen Armando Ortiz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.