Aviadores, de repente les surgieron las ganas de trabajar

Aviadores
Aviadores en las oficinas del gobierno de Veracruz, una plaga que hay que erradicar FOTO: ES MÄS
- en Carrusel, Investigación, Opinión

Armando Ortiz / Un punto donde el nuevo gobierno debe tener mucho tacto es en el tema de los despidos. Ya se ha detectado a mucho aviador, todos ellos colocados por los diferentes funcionarios de Javier Duarte; Jorge Carvallo dejó a muchos en el Congreso, Marlon Ramírez llenó de edecanes el Palacio de Gobierno, Erick Lagos dejó a verdaderos dinosaurios insertados, hombres que durante sexenios siempre vivieron de su aviaduría de 60 mil pesos mensuales y que no piensan moverse hasta que los ratifiquen en su puesto; siguen esperando sentados porque no conocen la dignidad. Los trabajadores que realizaban su trabajo de manera correcta y adecuada tenían que tolerar a los muchos aviadores que se sabía sólo iban a cobrar un sueldo que no desquitaban.

Lo que más dolía a estos trabajadores era saber que los aviadores ganaban cantidades que eran muy superiores al sueldo que a ellos les daban. Ya se han detectado a muchos aviadores, los mismos trabajadores los señalan. ¡Qué caradura la de algunos de esos aviadores que a pesar de haber estado años cobrando un sueldo injusto ahora se presenten con ganas de trabajar! De repente se sienten con derechos.

Entre esos aviadores se encuentran algunos periodistas que pensaron que el próximo gobierno les respetaría su aviaduría. Lo más lamentable es que no sólo cobraban en una dependencia, sino que algunos aparecieron en dos o más dependencias. Al final ganaban más que el secretario de una dependencia, claro, eso sin contar lo que les daba la Coordinación de Comunicación Social.

¡Qué bochornoso aparecer en las listas que ya debe tener el gobernador, la secretaria de Finanzas y el coordinador de Comunicación Social! Para colmo muchos de esos periodistas y caricaturistas se prestaron a la guerra sucia en contra de Miguel Ángel Yunes Linares. Es decir, una manera de desquitar el sueldo que les pagaban era golpeando a Yunes Linares. Ya se sabe quiénes cobraban de aviadores, por supuesto ya les cerraron la llave. Ahora andan como alma en pena extorsionando dependencias, buscando algo que los ayude a mantener el estilo de vida que se daban gracias a su abyección. Por supuesto ellos ni tocan el tema de los aviadores, porque no se puede tocar el tema estando embarrado en ello.

Sara Ladrón de Guevara y sus alcohólicos funcionarios; contrata a Rodolfo “Chico Julio” Mendoza

Nos entera la periodista Claudia Guerrero que mientras en varias dependencias se pone en la calle a los duartistas que abusaron del poder amparados por la dupla Javier Duarte y Karime Macías, ella les está dando cobijo. La periodista, quien ostenta el Premio Nacional de Periodismo comenta sobre los nuevos nombramientos en la Universidad Veracruzana: “Alicia Eguía Casis, como Directora General de Recursos Financieros; José Raúl Trujillo, en Recursos Materiales: Erla Guadalupe Murrieta Díaz, en Contabilidad; Eric Jesús Galindo Mejía, en Recursos Materiales y la cereza del pastel, al corrupto y consentido de Karime Macías, Rodolfo Mendoza Pelayo, como nuevo Coordinador de la Feria Internacional  del Libro Universitario (FILU)”.

Que un alcohólico como Rodolfo Mendoza estuviera en el IVEC en los tiempos de Javier Duarte se entiende, pues la cultura nunca le interesó al prófugo exgobernador, pero que la Universidad Veracruzana, que todavía goza de cierto prestigio este colocando a sujetos como Mendoza Rosendo, quien tiene graves problemas de alcoholismo (comprobado), quien se apropió de la persona y el nombre de Sergio Pitol, quien sirvió al duartismo que tanto daño hizo al estado, sólo habla de la peculiar manera que tiene Sara Ladrón de Guevara para administrar esa institución”. Estamos de acuerdo en la conclusión que hace Claudia Guerrero sobre este tema: “No queremos pensar que ahora, la UV se convierta en refugio de duartistas, ni la propia institución educativa se lo merece…”.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*