Opinión y Democracia

Opinión
Opinión y Demoracia FOTO: JORGE FLORES
- en Opinión

Jorge Flores Martínez / Hace unos años mi esposa y yo iniciamos un proyecto de participación ciudadana, a este proyecto le llamamos Opinión y Democracia. Era un sencillo portal de internet, sin mayor pretensión que dar un espacio de libertad y tolerancia a las más diversas opiniones.

Se partía de la idea que una opinión siempre será una valoración subjetiva con imperfecciones dada su naturaleza individual y temporal, pero lo que nos motivaba en ese proyecto, era acercar la opinión al conocimiento de la verdad, donde el lector la contrastara con su propia interpretación.

Lo teníamos claro, la primera forma de participación ciudadana es la opinión y ese es su gran y extraordinario valor, todos tenemos una opinión. La construcción democrática en nuestro país no es solo el resultado de grandes y excepcionales hombres, es, en todo caso, la consecuencia de pequeñas pero constantes aportaciones de cientos o miles de hombres y mujeres, que pueden parecernos insignificantes, pero es justamente con éstas que se construye lo que aún el día de hoy entendemos como democracia.

Ese era el espíritu con el que iniciamos un proyecto que procuraba ser un espacio de diálogo donde debían prevalecer las ideas en un marco de tolerancia, respeto y civilidad. Se invitó a participar a todos los que tuvieran algo que decir, no importaba su posición en el espectro político ni interesaba si estas eran distantes o contrapuestas, lo importante era construir un marco ciudadano de diálogo.

Lo interesante de este proceso, es que la libertad de pensamiento resultó en una vía de un solo sentido. Todos los que en total libertad apoyaron el proyecto político de Morena, una vez que este partido ganó el proceso electoral de 2018, no respondieron con reciprocidad a la libertad que ellos recibieron, por el contrario, su respuesta fue silenciar, ofender y desconocer.

Algunos me retiraron el saludo, a otros les parecía sencillo ofenderme en redes o sumarse a las ofensas de terceros. Sabían que no les era posible responder con libertad y tolerancia, nunca han soportado el pensamiento distinto ni aceptaran al portador de ideas que ellos no aprueben.

Ahora no me importa, se que son muy pequeños y enfurecidos con lo que no se dicta desde su ideología. No entienden que la libertad solo tiene valor cuando defiendes la del otro, cuando solo defiendes la tuya es mezquindad.

Eso es lo que he visto en estos años, ver como callan todo lo que antes les parecía inaceptable, como obedecen lo que antes se debía y tenía que desafiar. Verlos defender lo que les parecía indefendible.

Esos son mis amigos a los que se les ofreció libertad y tolerancia.

No entienden que la libertad es muy grande para contenerse en solo una persona, necesita de todos para poder ser.

La democracia en México, después de lo que vimos el sábado, está en riesgo.

Y ya sabemos que muchos solo defienden su libertad y su democracia.

Cuando aprendan a defender la libertad y la democracia de todos, en ese momento podremos pensar en ser un gran país.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.