Dos Bocas iba a costar 8 mil millones de dólares. Con el esposo de Rocío Nahle repartiendo contratos, subió al doble. Le echan la culpa a la pandemia

Refinería
Supervisión de la construcción de la refinería de Dos Bocas FOTO: WEB

Presumía el presidente López Obrador que en su gobierno se iban a acabar los moches, que en su gobierno, el de la austeridad, las cosas iban a tener su valor real. Cuando se proyectó Dos Bocas el presidente de México dijo que el costo de la refinería sería de 8 mil millones de pesos. No contaba López Obrador que la secretaria de Energía, Rocío Nahle, pondría a su esposo a manejar los contratos con las empresas que participarían en la obra. José Luis Peña Peña, quien tuvo un intento de suicidio hace algunos años, ha sido señalado en varias investigaciones como un sujeto que se ha enriquecido otorgando contratos a discreción.

Señala Mario Maldonado de El Universal: «El Grupo Huerta Madre, relacionado con la familia de Nahle, y la holandesa Van Oord fueron beneficiados con un contrato de 4 mil 900 millones de pesos para la conformación de plataformas y el dragado de la refinería. El esposo de la secretaria de Energía, José Luis Peña Peña, es el verdadero operador de los contratos. Su influencia en la entrega de obra es escandalosa, a decir de varios contratistas, proveedores y altos funcionarios de Pemex».

Hoy sabemos que la refinería de Dos Bocas costará a los mexicanos el doble; de 8 mil millones de dólares pasó a 16 mil millones de dólares. La Nahle le echa la culpa a la pandemia, pero el verdadero responsable del sobrecosto es su esposo, el suicida. Así las cosas en el gobierno de la Cuarta Transformación.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.