Atrasan pago de quincenas a 40 trabajadores en Clínica ISSSTE Xalapa; también hay desabasto de medicamentos e insumos

ISSSTE
La clínica del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), ubicada en el barrio de San Bruno, en la ciudad de Xalapa, está al borde del colapso financiero FOTO: JUAN DAVID CASTILLA
- en Carrusel, Estatales

Juan David Castilla / Xalapa, Ver. La clínica del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), ubicada en el barrio de San Bruno, en la ciudad de Xalapa, está al borde del colapso financiero.

Trabajadores de base y de confianza denunciaron que ha aumentado la crisis en el hospital, ubicado sobre la calle Fraternidad número 409 de la colonia Obrero Campesina.

A más de 40 de ellos les han retrasado el pago de su quincena hasta por cinco días, sin recibir ninguna justificación al respecto por parte de la administración o dirección del nosocomio.

«Ya van varias quincenas. Los mismos compañeros aseguraron que iban al banco y el problema no era en el banco, el banco les decía: es que no depositó la institución. Van como tres quincenas que no llegan y no llegan. Eso es en todas las áreas del hospital», comentaron.

El edificio también carece de mantenimiento, pues durante las recientes lluvias fueron notorias las goteras por grietas en el techo de los pasillos y hasta en el comedor.

«Pero en serio son chorreras, adentro del hospital están las chorreras», mencionaron los empleados de la clínica, quienes pidieron el anonimato por temor a ser despedidos.

También hay desabasto de medicamentos, insumos de protección por la pandemia del SARS-CoV-2 (covid-19), productos de limpieza y hasta de alimentos para pacientes internados y recién nacidos.

Enfatizaron que resulta preocupante que ni siquiera los médicos cirujanos cuentan con los jabones especiales para su higiene personal y, por ese motivo, se han visto en la necesidad de poner de su dinero para comprar cualquier jabón en barra y partirlo en tres porciones para el mismo número de compañeros que se encontraban de guardia en ese momento.

Además, los sindicalizados han perdido derechos laborales, pues ahora están siendo limitadas las “estrategias”, un pago que ellos mismos realizan para que alguien los supla en sus puestos y que beneficiaba principalmente a empleados con enfermedades crónicas degenerativas que han sido obligados a laborar durante la pandemia.

«Ya no nos dan cubrebocas, eso va por nuestra cuenta y ya no nos dan ni guantes de látex. También están reutilizando los recipientes para las muestras de orina o excremento», finalizaron.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.