Monarca, una segunda temporada con más intriga, maldad, pasión, amor y sacrificio; ¿así de perversos son los multimillonarios?

multimillonarios

Monarca estrenó su segunda temporada el viernes 1 de enero de 2020 y de inmediato se convirtió en una de las series favoritas de Netflix. El atractivo de la serie se basa en retratar la vida de esos multimillonarios dueños de corporativos o de marcas que usamos o consumimos todos los días. Atrás de tequila Cuervo, cerveza Corona, hoteles Vidarta, e incluso televisoras como Tv Azteca, hay sujetos privilegiados que gozan del poder y dinero que les da su marca. Esa es la familia Carranza, una familia que busca que el poder los mantenga unidos, pero es el poder lo que los separa.  

Las intrigas y perversiones están a la orden del día. Las orgías, las venganzas, las traiciones, los adulterios y la ambición opacan los actos de amor que recorren la trama. El hijo de Joaquín Carranza, Gonzalo, quien junto con su esposa encarnan la parte bondadosa de la historia, sufren las consecuencias de la ambición de un padre que con tal de quedarse con todo el poder se lía hasta con los narcotraficantes.  

En esta serie no podía faltar el ingrediente de la política, un elemento tan corrompido como las ambiciones de una prima (Fernanda Castillo) enferma de rencor que sólo busca vengar la muerte de su padre, ignorando que es un asesino. Merece la pena ver la serie, merece la pena asomarse a ese mundo ficticio en el que se mueven las familias poderosas de nuestro país. ¿Ficticio? Sólo nos queda preguntarnos, ¿así de perversos son los multimillonarios? 

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.