AMLO a los familiares de las víctimas de Caballo Blanco, échenles la camioneta; no fuera la madre del Chapo Guzmán

Los sicarios llegaron y cerraron la puerta del bar, era agosto de 2019. Rociaron gasolina y prendieron fuego. Más de 25 personas murieron en el lugar, donde también quedaron 13 personas heridas. La madrugada siguiente el gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García, ya tenía resuelto el caso, fue “La Loca”, eso se lo comunicó al presidente López Obrador, quien hizo el ridículo señalando que el fiscal había dejado libre a “La Loca”, cuando en realidad fue la Fiscalía de Gertz Manero; y todavía dice AMLO que Cuitláhuac es una bendición para Veracruz.

Pero no fue “La Loca”, y es la fecha en la que no ha habido justicia para las víctimas de los muertos del bar Caballo Blanco. Es por ello que los familiares de las víctimas esperaban a López Obrador en el puerto de Coatzacoalcos, para pedir justicia por sus muertos. ¿Qué pasó?

El presidente de México no se detuvo, y a punto estuvo su camioneta blindada de pasar por encima de los familiares que se quedaron esperando que los atendiera el presidente de México, el mismo que se bajó de su camioneta, en una gira por Badiraguato, Sinaloa, para saludar de mano a la madre de Joaquín el Chapo Guzmán.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.