Después del Coronavirus, ¿Nuevas oportunidades?

Coronavirus
Coronavirus, los infectados invisibles FOTO: WEB
- en Opinión

Iván Daniel Montero García / A días de entrar en la nueva normalidad, a pesar de la incertidumbre que conlleva no tener una vacuna ni tener la seguridad de que lo que hacen los gobiernos del mundo sea lo correcto para evitar rebrotes, podemos asegurar que en términos de salud los denominados adultos jóvenes han sido los menos afectados por la pandemia del Coronavirus.

Sin embargo, económicamente y mentalmente han sido afectados como los que más. La mayoría se encuentra estudiando con la mirada en un futuro incierto, otros en los primeros años de trabajo siendo los menos indispensables para el empleador, otros viendo cómo sus sueños se desploman, cómo las oportunidades se van reduciendo una vez más.

Una generación que ha vivido una época con cambios aceleradísimos, desde finales de los 80 con la caída del muro de Berlín adoptando un sistema económico mundial; la expansión del internet; un cambio de siglo; el 11 de septiembre y el inicio de la guerra mundial contra el terrorismo; la creación de las redes sociales; la crisis del 2008; y ahora el famoso Coronavirus.

En poco más de tres décadas estos cambios que se han generado en diferentes partes del planeta, han afectado directamente a todos los habitantes de este mundo donde quiera que se encuentren.

Nadie se ha salvado de la precarización del trabajo, así como la automatización que ha reemplazado a la fuerza humana por máquinas; de la ampliación de la brecha entre ricos y pobres; de la gentrificación, etc. Bueno algunos sí que se han salvado de esto, los de siempre, los más ricos.

El mundo se ha convertido en un gran tablero de Monopoly y como sucede en ese juego, cuando uno de los jugadores se queda con todo no hay más diversión, hay que repartir el dinero y eso es lo que se tiene que hacer ahora mismo, repartición justa de la riqueza.

Incluso países puramente capitalistas como Estados Unidos han otorgado cheques a las familias más desprotegidas, en Europa se habla de un ingreso mínimo vital también para aquellas personas en situación de pobreza.

Claro que no todo es malo, aunque parezca una paradoja nuestra vida al mismo tiempo se ha facilitado, se vive más tiempo, hay una mayor comunicación, se han ganado libertades, sin embargo, a partir de ahora gran parte de nuestra forma de vida va a cambiar drásticamente.

Después de las crisis, dicen, vienen oportunidades, para los jóvenes de esta generación que han visto afectado su futuro una y otra vez, es momento de reinventarse en los aspectos económicos, sociales, culturales, ambientales y políticos porque el mundo seguirá cambiando, tal vez, cada vez más rápido.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.