Aquellos tiempos en que Lozoya decía que le iba a romper la madre a quienes lo acusaban; «tengo tiempo y recursos para romperles la madre»

Lozoya
Emilio Lozoya Austin y Santiago Nieto Castillo FOTO: WEB

¡Ay, qué tiempos, señor don Simón! Entonces Enrique Peña Nieto todavía era presidente de México, 2017, el año en que la bancada del PRD acusaba a Emilio Lozoya Austin de haber desviado sobornos de la empresa brasileña Odebrecht a la campaña de Enrique Peña Nieto. Lozoya dijo, en un homenaje que le rindieran a Javier Coello, su abogado que dijo que nunca iban a localizar a su cliente: «Es lamentable lo que ha sucedido en los últimos meses, cómo la gente puede tirar piedras impunemente, no. Lo digo con mucha humildad: tengo recursos y tiempo para romperles la madre». ¡Qué perro tan bravo!

Y no es que Emilio Lozoya, quien ya había salido de Pemex por señalamientos de corrupción, se sintiera inocente, antes bien se sentía impune, pues mientras Enrique Peña Nieto fuera presidente de México, nadie se atrevería a tocarlo. Cabe mencionar que Emilio Lozoya fue, en el 2012, encargado de la vinculación internacional en la campaña de Peña Nieto. En ese entonces la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) cuyo titular fue Santiago Nieto, quien tuvo que renunciar por andar acusando a Lozoya, lo andaba investigando.

Lozoya ya preparaba dos denuncias formales contra Santiago Nieto, quien ahora, en el gobierno de López Obrador ya es titular de la Unidad de Inteligencia Financiera y anda muy activo recabando información para hundir a Lozoya Austin. Ya lo dice Dionisio Pinzón en El gallo de oro: «Como la rueda de la fortuna es la vida, a veces estamos abajo, a veces estamos arriba».

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.