Se murió “Popeye”, el rey de los “gonorreas” en Colombia; Jhon Jairo Velázquez hacía apología del narcotráfico

Popeye
Muere “Popeye”, el rey de los “gonorreas” en Colombia FOTO: WEB
- en Carrusel, Opinión

Armando Ortiz / De un cáncer fulminante murió Jhon Jairo Velázquez, mejor conocido como “Popeye”, según él, jefe de los sicarios del narcotraficante Pablo Escobar Gaviria. “Popeye” purgó una primera condena de 2008 a 2014, una condena que debió ser de 23 años por narcotráfico y terrorismo, pero que se redujo considerablemente. “Popeye” estaba acusado de haber asesinado al menos a 300 personas, entre estas a Luis Carlos Galán, entonces candidato presidencial de Colombia. El mismo Jhon Jairo hacía alarde de esos asesinatos en un blog que abrió y en su canal de YouTube, donde se dedicó a hacer una apología del narcotráfico en Colombia. De hecho, Jhon Jairo escribió un libro titulado “Sobreviviendo a Escobar”, que Netflix produjo en una serie que se transmite desde 2018. En ese libro y en esa serie “Popeye” confiesa haber participado en la muerte de al menos 3 mil personas. Pero lo peor de todo es que este sujeto arrogante hablaba de los beneficios de esas muertes, como si cada muerto fuera la piedra que fundó una nación. En el año de 2018 Jhon Jairo, a pesar del libro, la serie y su cuestionada popularidad, intentó extorsionar a unos exnarcotraficantes, por lo que terminó en la cárcel. Ahí se le detectó un cáncer de estómago. Se le hicieron quimioterapias, se le atendió, sin embargo, a los 54 años murió este que resultó ser el rey de los “gonorreas” de Colombia; un sujeto detestable.

Ni se te ocurra enfermarte en Aguascalientes, porque el gobernador te manda a la chingada

La crisis de salud que se vive en varios estados de la República cada día se acrecienta más. Muchos estados, gobernados por el PAN se siguen oponiendo al INSABI, Instituto de Salud para el Bienestar. Uno de estos es el gobernador de Aguascalientes, Martín Orozco, quien ante la crisis de salud en los hospitales trata de hacer un balance para tomar sabias decisiones. Una vez que se ha dado cuenta que el 25 por ciento de los pacientes que se atienden en los servicios de salud del estado son foráneos, el gobernador tomó una severa pero muy clara decisión, “a la chingada”. Entrevistado sobre el tema comentó: “Yo sigo con la atención del Seguro Popular, bajo esa regla de aquí al último de febrero; entonces yo plantearé si los análisis que se hacen en el estado te dan para tener un servicio de salud solamente estatal con todos los recursos y hasta dónde me alcanza para dar”. Una vez que entendió que el 25 por ciento de su presupuesto es para pacientes de otros estados, entonces estalló: “Un gran costo que tiene el servicio de salud del estado son dos rubros muy importantes, uno es la atención de casi el 25 por ciento de foráneos. O sea, así; ‘estados que no son de Aguascalientes, a la ¡chingada!’”. De modo que si piensa viajar a Aguascalientes asegúrese de viajar muy sano y cuídese de las inclemencias del tiempo, porque si se llega a enfermar y va a un hospital hidrocálido, seguro lo van a mandar a la “chingada”.

Rosario Robles cambia de estrategia y cae en contradicciones, primero que no tenía domicilio fijo en CDMX; ahora sale con que rentaba dos departamentos

Rosario Robles seguirá en prisión mientras su proceso avance, mientras los abogados defensores no logren comprobar que la exsecretaria de Sedesol no se puede dar a la fuga. En un principio se mencionó que Rosario Robles no tenía un domicilio fijo, y que su casa de Coyoacán la usaba sólo para los fines de semana. Pero ahora resulta que en esa casa de Coyoacán ha vivido durante los últimos 24 años. Pero no sólo eso, la exsecretaria de Sedatu también tenía rentados dos departamentos de lujo, uno en Reforma 222 y otro en Polanco, en la calle de Tennyson. Teniendo casa en Coyoacán, ¿para qué tenía dos departamentos rentados la señora Robles? Ella dice que para estar cerca de sus oficinas. ¿Pero dos? Hasta hace poco la hija de Rosario Robles, así como sus abogados pretendieron hacerla ver como una ciudadana menesterosa, que no tenía ni para pagar su fianza. Sin embargo, ahora se sabe que Rosario Robles era cliente frecuente de las aerolíneas. Durante un año viajaba a varios países donde gastaba millones de pesos. De todas estas contradicciones se está dando el nuevo juez que lleva el caso, por lo que los abogados ahora salen con el siguiente argumento: “No se puede criminalizar a alguien por ganar dinero de su trabajo (…) Las personas pueden utilizar su dinero para lo que mejor les parezca. Ella decidió gastarlo en rentar dos departamentos para estar cerca de su trabajo y viajar. Eso no puede ser motivo de criminalización”.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.