Ninguna autoridad educativa, ni directores ni maestros, pueden lesionar la integridad de los niños, dice conferencista

Integridad
Ninguna autoridad educativa, ni directores ni maestros, pueden lesionar la integridad de los niños FOTO: WEB

Ninguna autoridad educativa, ni directores ni maestros, pueden lesionar la integridad de los niños que asisten a recibir clases a las escuelas privadas y públicas. Eso señaló el doctor Luis Ortiz Ramírez en conferencia realizada con estudiantes normalistas. En conocido hotel del centro de la capital del estado de Veracruz, la organización civil Maestros por México organizó interesante conferencia. El especialista en acoso y abuso psicológico del adolescente señaló que «los maestros que recurren al castigo humillante, o que utilizan métodos arcaicos, como escribir 100 planas como reprimenda, o los exponen o exhiben en las canchas, se encuentran desfasados y no entran ni conocen la filosofía que impulsa la nueva escuela mexicana».

En su ponencia, el ponente recalcó que, en muchas ocasiones, el que está dañado no es el alumno sino el propio docente, ya que regularmente éste no sabe cómo separar el ámbito familiar del contexto laboral, ocasionando que los problemas del docente afecten su desarrollo frente a sus alumnos. En muchas ocasiones, los alumnos son víctimas de un ente amargado y frustrado.

Sin embargo, el doctor Ortiz enfatizó la necesidad de que el docente regularmente sea evaluado no sólo en sus capacidades pedagógicas, aclarando que sólo sea de manera diagnóstica, sino que se evalúe su capacidad y estabilidad emocional, todo con el fin de que el docente sea apoyado con información y con sugerencias precisas para poder desempeñar mejor su trabajo.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.