Hay golpes en la vida, tan fuertes… ¡yo no sé!

Golpes
Los golpes fuerte de la vida FOTO: WEB
- en Opinión

Édgar Landa Hernández / Por lo regular los seres humanos reaccionamos de una forma inesperada cada que se nos cruzan por nuestro camino las desavenencias. No nos da tiempo a reaccionar de una forma idónea y nos enfrascamos en situaciones que lo único que logramos es perdernos dentro de un abismo al que nos es difícil salir de ahí. Iniciamos con una serie de reclamos a todo.

Creemos que son maldiciones de parte de alguien o simplemente por nuestro actuar estamos ahí. Hay situaciones fortuitas en donde debemos de sacar la casta y comprender desde otro punto de vista para qué nos servirá tal o cual obstáculo, únicamente viéndolo como una forma para pulir nuestro ser mediante un aprendizaje, que al final de la jornada el beneficio será para uno mismo.

Aun el rostro más fiero se doblega ante la adversidad. Como dice una melodía en una de sus líneas “los caminos de la vida, no son como yo esperaba” Día a día se nos presentan oportunidades en sus diversas facetas, depende de nosotros mismos saber interpretar cada una de ellas para ir acumulando los conocimientos adquiridos para que después con sabiduría comprendamos su intención en nuestro camino.

Como dice en su poesía el poeta peruano César Vallejo:

Y el hombre…pobre…vuelve los ojos,

Como cuando por sobre su hombro nos llama una palmada;

Vuelve los ojos locos todo lo vivido

Se empoza, como charco de culpa, en la mirada.

Hay golpes en la vida, tan fuertes… ¡yo no sé!

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.