Y Andrés Manuel siempre sí se fue a “La Chingada”; pero sólo por tres días

Andrés Manuel López Obrador FOTO: PROCESO

Después de escribir dos cartas, una al Ejército Zapatista de Liberación Nacional, misiva que entregará el padre Solalinde, y otra al Vaticano invitando formalmente al Papa para que participe en los foros de pacificación, Andrés Manuel preparó maletas y se fue a “La Chingada”, su rancho en Palenque, Chiapas, donde se pasa las vacaciones de diciembre.

Merecido descanso para quien tuvo una intensa campaña, para quien después del primero de diciembre se ocupó en desmentir con sus acciones a aquellos catastrofistas que decían que de ganar López Obrador el país se convertiría en una Venezuela. Hasta el momento ha sido todo lo contrario.

Los inversionistas no huyeron, el peso sigue al alza, no hay estallido social y los únicos que andan con miedo son los expresidentes, y eso porque ya no van a tener su millonaria pensión ni sus escoltas ni secretarios ni asesores. López Obrador se tomará tres días, aunque algunos dicen que serán dos semanas. Lo que sea, tres o dos semanas, el señor, merecido se lo tiene.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.