Jóvenes cineastas los asesinados, un joven rapero el que los diluyó en ácido; «algo huele a podrido en Dinamarca»

Jóvenes
Los jóvenes estudiantes cineastas supuestamente asesinados por error por un cártel de Jalisco y el QBA, quien afirma que él los disolvió en ácido FOTO: ESPECIAL

Los dos rostros de la tragedia que ha llenado de horror al país es de jóvenes. Los que murieron eran estudiantes de cine en Jalisco, Javier Salomón Aceves Gastélum, Jesús Daniel Díaz García y Marco Francisco García Ávalos se preparaban para cumplir su sueño, ser cineastas. El que los asesinó, el que los diluyó en ácido se llama Omar y le dicen el “QBA”, un rapero con miles de seguidores en YouTube, un rapero que canta canciones en las que exalta la violencia, en las que muestra el resentimiento hacia una sociedad que lo ha marginado; por eso actúa como bestia ante esa sociedad, porque se siente relegado.

Omar, el “QBA” se encargó de deshacer los cuerpos en ácido, él mismo lo confiesa. Por esa labor le pagaban tres mil pesos a la semana. Pero también se presentaba en festivales de rap con mucho éxito. Sus videos en YouTube tienen miles de reproducciones. En el canal de esta plataforma de videos tiene 121 mil 650 seguidores. El “QBA” dice que a los jóvenes estudiantes los confundieron, pensaron que eran del Cártel Nueva Plaza, antagonista del Cártel Jalisco Nueva Generación. Y aunque los jóvenes aseguraron que sólo eran estudiantes, el mismo día que los levantaron los asesinaron.

El “QBA” fue el encargado de desaparecer los cuerpos en ácido. El horror tiene el rostro de un rapero que le canta a la muerte, que exalta la delincuencia, que excita a las multitudes con sus letras llenas de violencia y muerte. «Algo huele a podrido en Dinamarca»; algo huele a podrido en México.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

  1. Resentido debe estar con quien lo parió, es otro más que no tubo cuidados ni mucho menos amor, no conoce de principios, ni tiene el más mínimo sentido del respeto, que se lo agradezca a su madre.
    Pero la sociedad en general no tiene que pagar, por esta clase de resentidos, bestias u como los quieran llamar.
    A su vida él le puso precio NADA absolutamente NADA. Cegó las vidas de quienes se labraban un futuro brillante, ellos nunca morirán en el corazón de quienes los conocieron y los amaron, serán como una estrella que nunca se apagará, hasta reencontrarse con quien los ama.
    Pero esté “rapero” y los igual que él no son nada, simple obscuridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.