Jorge Díaz Bartolomé; el pasado como idea de futuro

Pasado
Jorge Díaz Bartolomé FOTO: JORGE FLORES MARTÍNEZ
- en Opinión

Jorge Flores Martínez / Hablar de Jorge Díaz, de alguna manera, es encontrarnos con el pasado, con lo antiguo; que en su misma trascendencia y comprensión nos permite de manera paradójica vislumbrar el futuro de la ciudad.

En esta plática hacemos un recorrido por Xalapa, lo que se perdió en una carrera irracional por una modernidad mal entendida, una modernidad que no encontró en su propia historia la oportunidad de hacerla única.

—Jorge, hablar contigo es obligado hacer referencia a Xalapa Antiguo A. C. ¿Qué es y cuáles son sus objetivos?

—Es una asociación civil que no busca posiciones o posturas políticas ni protagonistas; buscamos el rescate de nuestra identidad, que, me parece se está cumpliendo.

Se parte de la premisa, que no se puede respetar lo que no se conoce. Ya somos más de 45 mil personas en nuestra página de Facebook: Xalapa Antiguo, análisis y opinión en ella se busca fomentar nuestras tradiciones, ser una ciudadanía vigilante y activista de nuestra ciudad.

Esta idea surge al término de la gestión de Elizabeth Morales, durante ésta se le faltó el respeto a la ciudad, actuaron con total arbitrariedad; el grupo inicia con el convencimiento que la mejor política de protección es la vigilancia continua de nuestro patrimonio con un activismo permanente.

—¿Cómo ves Xalapa en la actualidad?

—Xalapa es una ciudad que se le ha hecho mucho daño en los últimos sesenta años, estamos viviendo el resultado de su destrucción urbanística y arquitectónica, se perdió gran parte de su patrimonio.

—La situación actual es resultado de sesenta años de destrucción ¿Cómo inició todo?

—Xalapa fue una ciudad de paso y no se planeó, ya existían centros de población antes de la conquista y lo único que se hizo fue darles cierta coherencia urbana, se construyó en una ladera del cerro Macuiltépetl hasta lo que son, hoy en día, las Lomas del Estadio. La mancha urbana llegaba a lo que era la Cruz de la Misión, en el norte, y por eso presenta una tipología de plato roto, calles reducidas sin trazo en retícula como otras ciudades fundadas durante la colonia, lo que no permitió un crecimiento ordenado.

Con los años el crecimiento propio de la ciudad obligó a crear nuevas vialidades, tales como la ahora avenida 20 de Noviembre, que de alguna manera se puede considerar el primer libramiento de Xalapa; años después la ciudad mantuvo su crecimiento hacia el norte hasta la avenida Américas y prosiguió siempre constante hasta Lázaro Cárdenas, esto con la intención de permitir un tráfico cada día mas intenso. Hasta aquí se puede hablar de un crecimiento relativamente ordenado.

Después de esta etapa se presentó un crecimiento completamente caótico, una serie de desarrollos irregulares fuera del polígono del Centro Histórico, en los que nunca se visualizó de una manera planificada la relación con el resto de la ciudad, no existe vinculación urbana.

—¿Qué ha perdido Xalapa?

—Xalapa ha perdido su identidad, te lo digo desde una perspectiva arquitectónica, los edificios y construcciones de una ciudad son su memoria física, es donde podemos ver el desarrollo y la importancia de la ciudad en cada etapa histórica; si nosotros le quitamos esta memoria edificada, las nuevas generaciones pierden referencia e identidad de ciudad.

En el temblor de 1920 se perdió una parte importante del patrimonio edificado de la ciudad, los daños fueron considerables; y después en los años cincuenta llega la idea de modernidad a Xalapa con la creación de la facultad de arquitectura; son ellos, los arquitectos los que venden a los xalapeños la idea de una ciudad moderna y nos deslumbramos con la arquitectura funcionalista de esa época, iniciando con la demolición de casonas bellísimas; por lo que ahora la ciudad tiene una imagen deplorable, desarraigada; que no permite la lectura histórica ni nos entrega una idea clara de una ciudad plenamente moderna.

¿Cuáles son las acciones que se deben emprender en el corto y mediano plazo?

—Que se respete el centro histórico, como te decía, es la memoria física de la ciudad. Conservamos muy pocos monumentos, la gran mayoría son de principios del siglo XX, algunos del XIX y contados los del XVIII; además debo agregar que, desde su declaración como Zona de Monumentos, en 1992, no se ha actualizado el catálogo de los inmuebles declarados como monumentos y muchos a la fecha ya no existen, por lo que es urgente renovarlo; además se tiene que delimitar claramente el Centro Histórico, es indispensable que se atienda esta limitación por medio de cambio de materiales en pavimentos, banquetas y señalética; que se observe que uno se encuentra dentro de un perímetro declarado como Zona de Monumentos, debemos atraer el turismo por medio de una imagen urbana adecuada, en la actualidad esta es una pena, es terrible.

También es importante respetar la reglamentación, en Xalapa Antiguo se trabaja intensamente en este aspecto. Otro punto es priorizar la peatonalización de ciertas vialidades, estamos convencidos que el primer cuadro de la ciudad será más disfrutable y tendrá mayor proyección en todo sentido, turístico, comercial, social, etc.

Me parece que se pueden proyectar corredores peatonales, por ejemplo, podemos hablar de un proyecto que comunique el Centro Histórico desde San José, pasando por Xalapeños Ilustres, Enríquez, Úrsulo Galván, Sexta de Juárez de ahí a Venustiano Carranza, hasta el Puente Atenas, en el Paseo de Los Lagos; este proyecto ha encontrado oposición de algunos vecinos, siempre habrá grupos que estén en contra a este tipo de intervenciones, pero por lo regular obedecen a intereses particulares y no al bien de la ciudad.

Otra acción importante es cambiar el sistema de surtido dentro del perímetro del Centro Histórico en horarios nocturnos, se trata únicamente de aplicar el reglamento y a esta medida sumar que se debe evitar la utilización de la vía pública como estacionamiento, gran parte de los vehículos son estacionados todo el día.

—Hablando de oposición y de intereses particulares, ¿qué importancia tiene para ti la participación ciudadana?

—Te pongo de ejemplo, la calle Úrsulo Galván nosotros, como Xalapa Antiguo A. C., avalamos en su momento este proyecto y seguimos de cerca todo el proceso, faltó trabajo de convencimiento del ayuntamiento y los vecinos se opusieron de inmediato, lo que impidió el diálogo. Me parece que si este proyecto hubiera surgido de una propuesta ciudadana hubiera sido un éxito, la calle es de todos, no es únicamente de los vecinos.

Uno de los argumentos de los vecinos en este caso, era que querían tener un lugar de estacionamiento para su vehículo en la vía pública, cuando la mayoría no tenía cochera en sus viviendas o ésta se había acondicionado como local comercial.

—¿Cómo es la Xalapa que te imaginas?

—Proyectarla como una como una ciudad cultural, enfocar las políticas de la ciudad en temas de cultura; revalorizar lo poco que queda del patrimonio edificado y aquilatarlo. Aprovechar la importancia de la ciudad como turismo religioso.

—Para terminar, ¿algo que agregar?

—¡Se tiene que hacer algo ya! Solo se han hecho cosas mínimas, no existe un plan integral, una idea de ciudad. Tenemos que hacer algo serio a través de proyectos que traspasen las administraciones municipales.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.