La inteligencia del “Superculín”

Agresión
Luis Ángel Bravo Contreras
- en Opinión

Édgar Hernández* /

Javier Duarte le busca “chichis” a la víbora

A menos de una semana de que la familia de los desaparecidos de Tierra Blanca acusara a Javier Duarte de un montaje y fabricación de pruebas -lo cual negó el propio mandatario-, este martes se vuelve a tropezar con su propia lengua, perdón Twiter.

En horas de la mañana el mandatario estatal da cuenta de la detención de un “peligroso criminal” y presunto “jefe de plaza de Los Zetas.

Sin embargo, la propia Fiscalía de Veracruz informó -en agosto 2015- que dicho personaje, identificado como José Márquez o Josele Márquez Balderas, alias El Chichi, había sido asesinado.

La intervención de la policía federal, que no la local, dio lugar a dicha detención, pero como lo que se trataba era de justificar el yerro del patrón es que horas después hace su aparición “superculín” Luis Angel Bravo Contreras para precisar:

“Lo de la muerte del Chichi fue una estrategia para que se confiara y lo pudieramos detener” ¡¡¡

Y al preguntársele por qué no se desmintió la información difundida por la Fiscalía sobre la falsa muerte del narco, dijo: “por qué se va a desmentir si forma parte incluso de un diseño de estrategia para que él estuviera confiado”.

Por su hipótesis, por sus negros antecedentes familiares y por su gestión, primero como Procurador y ahora como Fiscal General de Veracruz este amigo está cierto que los veracruzanos somos una bola de estúpidos con cuya inteligencia puede atentar cada vez que le venga en gana.

Ese modito tan peculiar que tiene, el atildamiento y maquillaje que lo acompaña cada vez que está frente a las cámaras y ese desprecio manifiesto por los periodistas incómodos da a pensar que a los veracruzanos nos está haciendo el favor con representarnos jurídicamente.

Y que es de su potestad tomarnos el pelo cada vez que se le infla la hormona.

Pero en Veracruz hay memoria.

Más ahora que estos malosos ya están haciendo maletas para huir una vez que concluya la infausta administración.

Pero evoquemos.

En un comunicado fechado el 13 de agosto 2015, la Fiscalía apuntó:

“La madrugada de este jueves fueron ejecutadas seis personas en un bar de esta ciudad (Orizaba), entre ellos José Márquez Balderas alias el Chichi, identificado como jefe de plaza  del grupo delincuencial  autodenominado los Zetas,  así como Sergio Felipe Mendoza Morgado, Alberto Rodríguez Romero,  el reportero Juan Heriberto Santos Cabrera, José Eduardo Castillo Romero y una persona más sin identificar, quienes se encontraban conviviendo en el momento de los hechos. En el lugar, las autoridades encontraron armas y vehículos de los occisos”. 

5 meses después, este 2 de febrero, Duarte publicó dos tuits sobre la detención del mismo personaje que ya había dado por muerto la Fiscalía del estado… pero no, no se equivocó, según el Fiscal ya que era “estrategia” de inteligencia (estrategia de inteligencia mis guevos).

No se puede seguir engañando al pueblo con tanta torpeza.

A estas alturas es más que evidente el hartazgo ciudadano. Cada día es mayor la burla en el Veracruz del no pasa nada, el Veracruz de los “frutsis” y “pingüinos”, el atribulado Veracruz que no le ve fin a tanto abuso de autoridad.

Por ello ya se transita de las palabras a los hechos.

Y acaso por ello conviene apoyar propuestas como la de Gonzalo Guízar Valladares quien reclama la creación de una “Comisión de la Verdad”, para que Javier Duarte no se vaya impune y se le exija a partir de este momento explique donde están los desparecidos de Tierra Blanca –cumplen 24 días-, la inexplicable deuda y ausencia de justicia que tienen a Veracruz en un franco estado de ingobernabilidad.

La propuesta se sustenta que “no sólo hay que exigirle a Javier Duarte entregue cuentas. Hay que evitar que se vaya impune, intocado”.

Acaso no le falta razón ya que independientemente de quién gane la gubernatura de Veracruz el domingo 5 de junio próximo y de cual sea su partido, es absolutamente necesario que todas las fuerzas políticas reconocidas en esa entidad acuerden la integración de una “Comisión de la Verdad” que investigue y dictamine la responsabilidad de Javier Duarte de Ochoa en la entrega del estado fallido que es hoy Veracruz.

Para Guízar Valladares es urgente que las dirigencias del PRI, PAN, PRD, PES, Morena, PVEM, MC y los partidos locales, den un claro mensaje a los veracruzanos de que ninguno de sus candidatos volverán a cometer las pillerías, las arbitrariedades y los actos de barbarie en que incurrió Duarte.

La convocatoria del presidente del nuevo Partido Encuentro Social en Veracruz, es esencial para entrar en el cambio que reclaman los veracruzanos y el resto del país.

La Comisión de la Verdad para Veracruz, debe ser integrada por juristas reconocidos y ajenos a la política; por intelectuales no orgánicos, es decir no dependientes del Gobierno y por personajes que tengan la confianza de la sociedad.

La “Comisión de la Verdad” para Veracruz, marcaría un parteaguas democrático en México.  “Sería hacer realidad el grito de ‘¡Basta ya!’, que recorre a México a través de cada marcha, cada reclamo social, cada toma de una plaza pública, de cada mensaje en redes sociales”, precisa Guízar.

Y explica:

“Ni las fuerzas políticas, ni quien gane la gubernatura, ni los veracruzanos debemos dejar ir a Duarte de Ochoa como si nada hubiera pasado en Veracruz en estos ya casi 6 años. Como si hoy Veracruz no fuese calificado como un Estado Fallido. Como si Veracruz no enfrentara hoy una de las peores deudas en la historia del país que suma quizá sobre los 100 mil millones de pesos si se suman los créditos pedidos a bancos privados junto con los pagos no cumplidos, congelados a proveedores.
Como si no hubiera habido aquí la ejecución de 15 o más periodistas que tenían un denominador común: ser críticos de Duarte y su Gobierno”.

“Adicionalmente la conflictiva y descomposición social se agudiza porque ahora existen decenas de madres y padres de familia buscando y reclamando por sus hijos desaparecidos o levantados no sólo por el crimen organizado sino por los policías a su servicio”.

Bien sabido que el propio Guízar ha sufrido de esta inseguridad, ya que su hermano José Gertrudis Guízar Valladares fue asesinado en Coatzacoalcos a mediados de enero pasado al parecer en un intento de secuestro.

Lo dicho pues, la sociedad civil está despertando.

Tiempo al tiempo.

 

*Premio Nacional de Periodismo

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

  1. La intervención de la policía federal, que no la local, dio lugar a dicha detención, pero como lo que se trataba era de justificar el yerro del patrón es que horas después hace su aparición “superculín” Luis Angel Bravo Contreras para precisar:

    “Lo de la muerte del Chichi fue una estrategia para que se confiara y lo pudieramos detener”

    Es muy grande la estupidez de este payaso enfermo de vanidad al declarar esto !

    Recuerden que este es un régimen priista a la hora de ir a votar !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.