Otra sería la historia

Flavino Ríos Alvarado
- en Opinión

Filiberto Vargas Rodríguez / Al parecer entre los comensales había quienes ya conocían la respuesta. Seguramente Flavino Ríos, el actual secretario de Gobierno, ya lo había comentado en otro momento, en otros foros.

La pregunta fue, pues, como ponerle el balón para que anotara. Una cortesía para el invitado.

—Flavino, dinos por qué se decidió Miguel Alemán por Fidel Herrera.

—Ya lo he dicho en otros momentos. Optó por Fidel porque yo le dije que no podía asumir esa responsabilidad (la candidatura al Gobierno del Estado en el 2004).

No dijo más. Lo que sí sabíamos todos los presentes es que días antes de la Convención de Delegados, en febrero del 2004, el hijo de Flavino Ríos, un joven brillante, con toda la vida por delante, a punto de contraer matrimonio, falleció en un accidente carretero, en la autopista Acayucan-Minatitlán.

Flavino estaba devastado. Sabía que Miguel Alemán lo tenía considerado para que fuera el abanderado tricolor, pero habló con él y le explicó que en esos momentos no tenía ni cabeza ni ánimos para afrontar tal responsabilidad.

¿Se imaginan cuán diferente habría sido la historia de Veracruz si ese trágico suceso no se hubiera presentado?

En la reunión con el Grupo de los Diez, Flavino Ríos se vio obligado a hablar sobre el documento difundido en redes sociales por el Gobernador Javier Duarte, en el que cuatro de los aspirantes a la candidatura a gobernador se comprometen a anteponer la unidad del partido por encima de sus aspiraciones.

“Yo no lo firmé, no estoy comprometido con nada de lo que se plasma en ese documento”, respondió medio en broma, medio en serio.

Admitió, sin embargo, que su compromiso con Javier Duarte concluye el 30 de noviembre, “o antes, si así lo dispone el Gobernador”.

De mantenerse en el cargo que hoy ocupa, a Flavino Ríos le tocará jugar un papel que resulta fundamental para todos los veracruzanos: Mantener la gobernabilidad durante un proceso electoral que se anticipa ríspido y, quizá, hasta violento.

El tema lleva a cuestionarlo, una vez más, sobre la decisión de desalojar a los jubilados y pensionados que bloqueaban la avenida Enríquez, en Xalapa, en el mes de diciembre.

“La decisión la tomé yo, porque forma parte de mis responsabilidades y atribuciones. No son temas que tenga que consultar con el Gobernador”, aclara.

“Cuando el doctor Duarte me informó –porque no me preguntó, sólo me notificó- que pasaría de la SEV a la Secretaría de Gobierno, fue muy claro en su argumentación. Me dijo que ocuparía ese cargo, porque a mí no tenía que decirme lo que había que hacer”.

Está pendiente y bien informado de lo que dicen y lo que hacen los que aspiran a la gubernatura de dos años. Coincide con los analistas ahí reunidos que el tema de la alianza PAN-PRD (que se concretó la madrugada del martes) tendrá un peso importante en la decisión del PRI respecto a su candidato.

No dio nombres, no se inclinó por nadie. Les pidió a los presentes paciencia, pues faltan muy pocos días para que se conozcan a todos los competidores.

Flavino Ríos ha caminado mucho en la política de Veracruz. Notario Público prestigiado en su natal Minatitlán, el secretario de Gobierno afirma que sigue en la función pública y en la política porque es lo que le gusta, y soporta largas jornadas de trabajo y los inconvenientes de su actual responsabilidad, porque le gusta lo que hace.

Él pudo cambiar el rumbo de Veracruz.

Las circunstancias no se dieron.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.