Vacunas y oscurantismo

Vacunas
Vacunas y oscurantismo FOTO: WEB
- en Opinión

Sergio González Levet / Cuando menos, siete vacunas contra la Covid-19 han ido siendo autorizadas en varios países por las agencias encargadas de sancionar el uso de sustancias y medicamentos en humanos, como la estricta FDA (Food and Drug Administration, es decir en español, la Administración de drogas y Alimentos).) en Estados Unidos, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) en México, la reconocida Administración Nacional de Productos Médicos de China y la muy confiable Agencia Europea de Medicamentos. 

En muchas naciones del mundo ya se están aplicando las vacunas. Las más recomendables son la alemana de Pfizer-BioNTech, con 90% de eficacia; la de la farmacéutica norteamericana Moderna, que asegura 94.5% de seguridad; la que desarrolló AztraZeneca junto con investigadores de la Universidad de Oxford en Inglaterra, que se anuncia con un discreto índice de efectividad de 80%. 

Junto a ellas hay otras confiables porque provienen de laboratorios reconocidos y están pasado las estrictas reglas de las agencias de medicamentos de todo el mundo, como la de Jannsen y Novavax. 

Y luego está la vacuna rusa, Sputnik V, que se ofrece con 92% de efectividad, y la china de CanSino Biologics, de la que México adquirió 30 millones de dosis y tiene la ventaja de que se aplica solamente una vez. 

Todas estas soluciones son verdaderos logros de la ciencia, tanto por la rapidez con la que fueron hechas (una vacuna lleva en promedio cinco años para descubrirse y pasar las pruebas necesarias) como por la tecnología que se está aplicando, que rebasa la estrategia inicial de las vacunas que inventó Pasteur, que consistía en inocular virus degradados de la enfermedad, para que el sistema inmunológico aprendiera a atacar y vencer al atacante. 

Las nuevas vacunas usan otra tecnología, sustentada en el RNA, que consiste en llevar mensajes al sistema inmunológico para que aprenda a luchar contra el coronavirus. 

Estas vacunas no portan el virus de la enfermedad y por tanto no pueden causar Covid-19 en pacientes no contagiados, lo que significa un riesgo muchísimo menor. Son unas vacunas enteramente didácticas, que representan un avance inconmensurable en el campo de la medicina. 

Bueno, pues ante estos avances que posiblemente van a salvar la vida de la civilización, no han faltado en las redes (siempre en las redes, tan extraordinarias como peligrosas comunicadoras) videos y artículos que van desde la afirmación de que el virus nunca ha existido y es una conspiración de los propietarios del 90% del dinero mundial (unas 33 corporaciones y sus dueños, entre los que suena mucho el nombre de Bill Gates) para hacer negocio, hasta la que jura que hay un complot de gobiernos y empresas multinacionales para matar a ¡2 mil millones de personas!, porque ya somos muchos en el planeta. 

Hay una razón contra estás teorías, y es la de que el coronavirus ha afectado grandemente a la economía mundial, y en particular a las corporaciones más poderosas. ¿Por qué, entonces, irían a emprender un plan que mermaría sus ganancias y el valor de su patrimonio? 

La verdad es que siempre ha habido ideas oscurantistas en contra del avance de la ciencia. Torquemada tendría mucho que decir al respecto si viviera y no estuviera en el infierno, como está ahora, seguro. 

[email protected] 

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.