López Obrador, sus paisanos de Tabasco, como la novela de Juan Rulfo, «el olvido en que nos tuvo, mi hijo, cóbraselo caro»

Tabasco
López Obrador, sus paisanos de Tabasco, como la novela de Juan Rulfo, «el olvido en que nos tuvo, mi hijo, cóbraselo caro» FOTO: WEB

Doloritas Preciado en el lecho de muerte le pidió a su hijo que fuera a buscar a su padre, un tal Pedro Páramo. Entre las cosas que le dijo a Juan Preciado, la madre le suplicó: «El olvido en que nos tuvo, mi hijo, cóbraselo caro». Tabasco ha sufrido muchas inundaciones; el fenómeno es casi anual. La inundación de 2007 fue una de las más graves. Entonces Andrés Manuel López Obrador se había proclamado como presidente legítimo. López Obrador dijo en ese año que por causa de la corrupción del PRI gobierno es que se seguían dando esas inundaciones; por falta de obras hidráulicas.

En campaña, en 2018, el candidato de Morena a la presidencia aseguró que Tabasco nunca más se iba a inundar. Dos años tuvo López Obrador para que esa promesa suya se cumpliera. Pudo en esos dos años desazolvar los ríos o crear esa obra hidráulica que en su momento reprochaba. Pero no hizo nada.

Estaba tan ocupado con la rifa de su avión presidencial; reocupado con sus consultas populares; preocupado peleándose con Reforma y con Loret de Mola; preocupado encubriendo a su hermano Pío; preocupado eliminado el Fondo para desastres Naturales (Fonden), que se olvidó de las inundaciones de Tabasco. El olvido en que el presidente ha tenido a Tabasco, sus propios paisanos, en las elecciones de 2021, se lo van a cobrar muy caro.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.