La enseñanza en línea no es efectiva en medio de la pobreza

Pobreza
Pobreza FOTO: WEB

Muchos han dicho que la educación es la clave para abatir las desigualdades sociales y que ésta es la llave que abrirá la puerta a nuevas oportunidades de desarrollo para aquellos que forman parte de los que menos tienen. Podríamos decir que, en condiciones normales, en nuestro país ocasionalmente ha sido de esa manera. No obstante, con la llegada del covid-19, las cosas han cambiado. La educación ha sido restringida a clases en línea mediante la televisión y a través de internet. Desde luego que es necesario que los hogares cuenten con un televisor, computadora, o en su defecto, un teléfono celular.

Hasta el momento ha quedado muy claro que no todas las familias cuentan con ello. Desde luego que esta situación impactará de manera negativa el proceso educativo en nuestro país. Los mismos maestros han señalado que el aprendizaje será disparejo en los alumnos, la enseñanza no será tan efectiva y el proceso de evaluación no será tan preciso. Lo peor de todo es que se percibe que la autoridad oficial no tiene un plan de acción para solucionar y subsanar esta situación.

Claro que la respuesta oficial está sujeta a que la pandemia permita el regreso seguro a las escuelas. Entonces, por el momento es digno de reconocer y resaltar el esfuerzo que están haciendo los maestros y los padres de familia. Aunque sería bueno preguntarnos ¿hasta cuándo podrán resistir los miles de hogares con sus propios recursos económicos el programa de enseñanza en casa?

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.