Argüelles: se acabó la paciencia

Argüelles
Guadalupe Argüelles y Cuitláhuac García FOTO: WEB
- en Opinión

Filiberto Vargas Rodríguez / 

Prefacio.

El 15 de octubre del año pasado lo di a conocer en este mismo espacio: “Las cuentas bancarias de Leopoldo Domínguez Armengual, notario público número 10, en Veracruz y de Jorge Armando Lince de la Peña, notario público número 26, en Banderilla, fueron congeladas por instrucción de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda”. *** En ese mismo artículo mencioné: “Fueron los operadores de uno de los más grandes casos de extorsión que se haya registrado en el estado de Veracruz. Fueron ellos los que, a nombre de su jefe, Miguel Ángel Yunes Linares, amenazaron a exservidores públicos y a sus familiares, para obligarlos a entregar bienes y dinero en efectivo, o de lo contrario los meterían a la cárcel”. *** Y además: “En todos los casos, Domínguez Armengual era el que se entrevistaba con los exservidores públicos y con sus familiares más cercanos, para hacerles saber que tenían ‘una investigación muy avanzada’ en su contra, y luego de pintarles el futuro más trágico, les ofrecían una salida”. *** Este miércoles se publicó en la Gaceta Oficial del Estado la determinación del secretario de Gobierno, Eric Cisneros Burgos, de revocar la patente notarial de Leopoldo Domínguez Armengual y el cierre de la Notaría Número Diez, en el fraccionamiento Reforma, de Veracruz. *** ¿La razón? Está comprobado que en su calidad de Notario Público Domínguez Armengual tuvo conocimiento de “actividades vulnerables”, en la probable comisión de operaciones con recursos de procedencia ilícita y no las denunció. *** Es el primero. Jalando esa hilo saldrán, con toda seguridad, peces aún más gordos. Ya sus voceros están levantando la voz.

* * *

¿Por qué Diablos ocultar la verdad?

¿Por qué no explicarles a los veracruzanos que le pidió la renuncia a la secretaria del Trabajo, porque con la detención de su hijo quedó en evidencia que hacía un mal uso de los bienes del Estado y, por lo tanto, no era merecedora de su confianza?

En lugar de hablarle con la verdad a la sociedad, el gobernador se limitó a transmitir a través de Twitter: “El día de hoy he aceptado la renuncia de la Secretaria de Trabajo, Previsión Social y Productividad, Lic. Guadalupe Argüelles Lozano, por asuntos del ámbito personal que requieren su atención y de manera temporal como encargada de despacho he designado a la C. Diana Aróstegui”.

¿Asuntos del ámbito personal?

¿No es, acaso, del ámbito público la exigencia de una explicación coherente de las razones por las que su hijo ocupaba un vehículo oficial (que no estaba asignado a él) y que lo utilizaba mientras ingería bebidas alcohólicas y, quizás, hasta consumía marihuana?

¿Asume el gobernador que es suficiente castigo retirarla del cargo?

¿Quién ordenó y quién autorizó la salida del vehículo?

¿Qué opina de esto el Órgano Interno de Control?

Cuitláhuac García ha mostrado extraordinaria paciencia con los “pecadillos” que cometen sus colaboradores, pero en el caso de la hoy exsecretaria del Trabajo, los escándalos se fueron acumulando, hasta que ya no hubo forma de sostenerla.

Guadalupe Argüelles es la misma servidora pública que a pocas semanas de asumir la titularidad de la Secretaría del Trabajo pretendió incorporar a su propia hija, Quetzalli Cárdenas Argüelles a esa misma dependencia, como Jefa del Departamento jurídico.

Fue tal el escándalo generado por ese evidente acto de nepotismo, que el propio gobernador salió a admitir que esa había sido la intención de la funcionaria, “pero a tiempo se le advirtió que no lo podía hacer”.

El esposo de Guadalupe Argüelles es Gonzalo Vicencio Escobar, quien con su cargo de Secretario General de Morena, dirige los destinos de ese organismo político desde que Manuel Huerta dejó acéfala la Presidencia para asumir la Delegación del Gobierno Federal.

La renovación de la dirigencia estatal de ese partido está próxima y Gonzalo Vicencio está moviéndose entre los militantes para conseguir que lo ratifiquen al frente de Morena, lo que –es evidente- choca con el interés del propio gobernador, de quien se dice que está impulsando a la pareja que integran Esteban Ramírez Zepeta y Juan Javier Gómez Cazarín.

Pero no sólo eso. Apenas en el mes de marzo se suscitó un incidente en Tantoyuca. Exempleados que tenían tomadas las oficinas de la Secretaría del Bienestar en aquel municipio denunciaron que fueron agredidos por el propio Gonzalo Vicencio, quien llegó acompañando a su esposa, en ese entonces aún secretaria del Trabajo.

El suceso alcanzó tal nivel, que dos diputados federales, ambos de Morena, Jaime Humberto Pérez Bernabé y Claudia Tello le hicieron un llamado al gobernador Cuitláhuac García para destituyera a Guadalupe Argüelles.

Pero la gota que derramó el vaso fue la intervención, por parte de elementos de la Policía Municipal de Chicontepec, del joven Efrén Rogelio Cárdenas Argüelles, de 20 años de edad (hijo de Guadalupe Argüelles y hermano de Quetzali, aquella a la que pretendía incorporar a su equipo) pues conducía un vehículo en estado de ebriedad e intentó darse a la fuga.

Lo grave de ese asunto fue que la unidad que conducía pertenece a la Secretaría del Trabajo y, además, en el interior del vehículo los policías encontraron una bolsa conteniendo marihuana.

Ya no había forma de sostenerla y a su marido le queda muy poco tiempo al frente de Morena.

* * *

Epílogo.

Lo que Ricardo Ahued no se atrevió a declarar (por caballerosidad o por una ética profesional que es muy rara en la política mexicana) el Presidente Andrés Manuel López Obrador no tuvo empacho en revelarlo: “Una gente de primera, Ricardo Ahued, pero faltó coordinación. Siempre hay diferencias al interior del gobierno, como en todos lados, y lo mejor es cuando se trabaja de manera coordinada, cuando se acoplan los servidores públicos y no se confrontan”. Conclusión: la causa de la renuncia de Ahued se llama Raquel Buenrostro. *** Fue Policía Ministerial, operó para Los Zetas y en la actualidad ocupaba una destacada posición en el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG). Este martes fue capturado en San Andrés Tlalnehuayocan, municipio conurbado con Xalapa, Raúl Torres Blanca, alias “La Cuija” o “El 30”. *** En el momento de su captura se le decomisaron una pistola Gabilondo calibre .45, tres cargadores, 67 cartuchos, un fusil AR-15, 54 dosis de cocaína y 760 gramos de cristal, además de una báscula gramera. *** “La Cuija” tiene órdenes de aprehensión relacionadas con la extorsión y robo de vehículos de carga en Sayula de Alemán, Acayucan, Oluta, San Juan Evangelista, Soconusco y Texistepec, municipios limítrofes entre Veracruz y Oaxaca. También podría estar relacionado con el homicidio del regidor de Sayula de Alemán, Héctor Vázquez Vázquez, ocurrido en febrero de 2020. Bien. *** El dirigente estatal del PRI, Marlon Ramírez Marín, disfruta con las “coincidencias” en los recursos que manejan los gobiernos emanados de Morena: “Primer acto: El gobierno de Veracruz no se gasta 3 mil 284 millones de pesos etiquetados para el estado. Segundo acto: Se los regresan a López Obrador. Tercer acto: La Secretaría del Bienestar –según Manuel Huerta- entrega 3 mil 850 millones de pesos para apoyo a la vivienda, (con todo y coronavirus). Cuarto acto: Todos le aplauden a López Obrador. ¿Cómo se llamó la obra?”.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.