Los maestros debemos tener los huevos para decir mi alumno no va: director del Instituto Cultural Calmécac, Natanael Lorenzo Hernández

Alumno
Concierto Monumental de Bandas de Viento Infantiles y Juveniles de los Pueblos Indígenas en el Auditorio Guelaguetza de Oaxaca FOTO: WEB

Hace un par de días, Libertad Bajo Palabra señalaba la parquedad de los organizadores del Concierto Monumental de Bandas de Viento Infantiles y Juveniles de los Pueblos Indígenas en el Auditorio Guelaguetza de Oaxaca. Nos referimos a la delegada de la Comisión Nacional para la Atención de Pueblos Indígenas (CDI), Cecilia Cruz Lozano, quien agradeció a las niñas, niños y adolescentes de comunidades de ese estado con una comida de frijoles y salsa de huevo. No se podía concebir que con un presupuesto de tres millones y medio, los participantes, en su mayoría niños, fueran tratados de esta manera. https://libertadbajopalabra.com/2018/11/11/con-un-presupuesto-de-3-5-millones-de-pesos-a-la-cdi-solo-le-alcanzo-para-dar-frijoles-y-salsa-huevo-a-pequenos-musicos-oaxaquenos/.

Pues resulta que el director del Instituto Cultural Calmécac, en su cuenta de Facebook, señala: «Todos hablan del macro concierto, medias tortas, salsa de huevo, este tema es de dignidad profesional. Es un tema no fácil de tocar. Los maestros de música pareciera que nos estamos haciendo las víctimas». Y desde luego que entendemos el coraje de este maestro, no se vale que las autoridades se paren el cuello con el talento de los niños, y aun reciban un trato indigno.

Par concluir el docente rato diciendo: «Carajo, ves estas publicaciones con playeritas y salsa de huevo ¿Por qué traer a un niño en estas condiciones? Si Seculta, si Gobernación quieren traer nuestra cultura, nuestro arte, nuestra música, que paguen lo que cuesten. No regateen sus obras, no estén con temores de que me van a correr. Ya cambiamos de siglo, ya todo está cambiando. De verdad que duele ver que les hayan dado eso de comer. Los maestros debemos tener los huevos para decir: mi alumno no va en esas condiciones, no me voy a aprovechar de su ingenuidad por conocer la ciudad. Esto de verdad es humillante, pero no solo señalemos a las instituciones, veamos qué estamos haciendo mal».

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.