UV, ¿dónde quedó la solidaridad?

La investigadora de la Universidad Veracruzana Rosío Córdoba Plaza se presentó a declarar ante la Fiscalía General de Justicia del Estado, al ser citada por parte de la autoridad tras las declaraciones públicas que hizo el jueves en torno a casos de universitarios que han sido presuntamente objeto de secuestros exprés y levantones FOTO: MIGUEL ÁNGEL CARMONA/FOTOVER

Se anota en el Código de ética de la Universidad Veracruzana que «la solidaridad como valor conlleva comprender la relación recíproca o interdependencia existente entre los seres humanos y se expresa a través de la capacidad que desarrollamos para sentir empatía con otros y para ayudarlos en momentos difíciles o en cualquier situación en la que requieran de apoyo. La solidaridad conlleva un sentimiento de unidad en el que se traspasa el simple interés personal y se busca alcanzar metas o intereses comunes».

Por supuesto a Sara Ladrón, rectora de la Universidad Veracruzana, ni siquiera se asomó a este punto del Código de ética al momento de ordenar al abogado de la UV que se deslindara de la investigación que hiciera Rosío Córdova sobre la violencia que se vive entre la comunidad universitaria.

La UV, su rectora, sus académicos y sus alumnos, debieron sentir empatía y debieron disponerse a ayudar en los momentos difíciles a la académica que estaba siendo citada por la Fiscalía para que declarara sobre la investigación que desarrolló en la propia UV; Rosío Córdova requería de apoyo y sólo le dieron la espalda. ¿Dónde quedó la solidaridad?

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.