Norberto se marcha entre acusaciones de proteger a pederastas; pide perdón por sus debilidades

Norberto
Norberto Rivera FOTO: WEB

Se caracterizó por codearse con los barones del dinero, se le veía siempre acompañado con funcionarios de alto vuelo, muy amigo y protector de Marcial Maciel, el gran pederasta fundador de la Universidad Anáhuac. Las acusaciones de proteger a pederastas lo persiguieron hasta el fin de su supuesto apostolado. Nos referimos al excardenal Norberto Rivera Carrera, a quien el Papa Francisco le acaba de aceptar su renuncia como arzobispo primado de México.

Un hombre poderoso y rico que supuestamente representaba a los más necesitados de Dios, se despide pidiendo perdón por sus “debilidades y omisiones”. Digno de conmover al más recalcitrante ateo, Norberto Rivera escribe en su carta de despedida. «Pido perdón por mis debilidades y omisiones. Al final de mis días espero encontrarme con mi Salvador, rico en misericordia».

Pero para que vea la bondad de Norberto Rivera, lea con cuidado las siguientes frases y siéntase seguro que este hombre piadoso seguirá velando por la salvación de su alma. «Me llevo la satisfacción de no haber permanecido mudo ante la violación de los derechos humanos y divinos de mi madre la Iglesia. Lamento si, por mi posición firme, alguien se sintió ofendido y lastimado, y una vez más pido humildemente perdón a quien, aun sin querer, haya ofendido».

Vaya caradura de este hombre. Después de escuchar sus conmovedoras palabras, nos acordamos de las del hombre que dice representar: «Hipócritas, prole de víboras, cómo habrán de huir del juicio del Gehena».

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.